Jardín del Rey: La mirada de José Juan de Oro

Cecilio Fernández Bustos

 

El agua
toca su tambor
de plata
F. García Lorca

 

 

Felipe II siempre fue un intimista soñador, entre la religión y la magia, buscando la cercanía de hombres sabios e iniciados en artes y ciencias. En contacto directo con el equipo de su padre, también él tuvo en su cabeza Europa entera. Los que le acompañaban eran hombres, como dice Henry Kamen, que «No fijaban su lealtad en un solo país, sino en el Emperador, figura que trascendía las naciones»[1]. Todo esto obligaba al príncipe Felipe, ya coronado como rey, a moverse y atender a miles de cosas de superior importancia. Por ello, pidió a sus arquitectos y jardineros le reservasen un pequeño rectángulo de unos mil metros cuadrados, recogido y aislado, en su palacio de Aranjuez (cuya novedad propició). Allí podría descansar y pensar en los milagros del arte, la ciencia y la religión.

Jardín del Rey. Vista general desde el Parterre / Jardín de la Isla, Aranjuez (fotografía José Juan de Oro)

Jardín del Rey. Vista general desde el Parterre / Jardín de la Isla, Aranjuez (fotografía José Juan de Oro)

         Felipe II ha muerto y será Felipe IV, su nieto, quien recogerá la sombra y las flores de este lugar, poblándolo de una lustrosa imaginería, retratos en piedra de sus predecesores: insignes, gentes de la casa de Austria y de romanos —dicen algunos que ascendientes—; notables bustos, confiriéndole a la intimidad del jardín, entre árabe, medieval y renacentista, un singular valor simbólico. Yo aconsejo a los que se acerquen a contemplar el jardín del Rey, lo hagan con poca compañía y en silencio y se queden un momento, lo que aguanten, a meditar o rezar o recordar. Pero ya el jardín del Rey, que ha vuelto a renacer, ya no es el jardín del Rey.

         En Aranjuez existe una honda afición a tocar con el dedo y con el alma los asuntos que afectan a su armonía. Historia, urbanismo, ornamentación y por supuesto la irregular y caprichosa puntilla de su múltiple fantasía. Entre los ciudadanos, habitantes de la ciudad que asumen el compromiso de su habitabilidad, hay uno, entre tantos, para mí sumamente admirado. Me refiero a José Juan de Oro, uno de los varios artífices de las formulaciones que nos acercan a muchos a suscribir una sutil admiración por Aranjuez. Yo también, como tantos, me veo uncido a no pocas parcialidades y entre otras que en llegado el momento señalaré, está mi admiración por el trabajo que, como genial fotógrafo y documentalista, viene realizando José Juan, con la divulgación de la historia gráfica de Aranjuez, aportando la dimensión inigualable de su conciencia crítica. En su sencillez y armonía de trato, podemos descartar a todo funcionario de la revolución, encontrándonos con un docente que fomenta, como defendía Maslow en su pedagogía, la «autorrealización» de los humanos en el ámbito de la ciudad y por ende de lo público.

Y en el centro el tambor del agua. Jardín del Rey (fotografía de José Juan de Oro)

Y en el centro el tambor del agua. Jardín del Rey (fotografía de José Juan de Oro)

         El jardín del Rey, de cuya puesta al día nos informa José Juan, con numerosas fotografías, es una de las teselas más singulares de cuantas componen el barroco mosaico de lo que popularmente se conoce como jardín de la Isla. Se trata de un espacio, integrado en el este del palacio real, y limitando con el jardín del Parterre, no muy amplio (1.000 m²), que ocupa la parcela limitada por la zona sur-oriental del palacio real de Aranjuez. Lugar concebido para el ocio y sosegado descanso por el rey Felipe II en los primeros tiempos de esta fortaleza que él mandara construir, allá por 1561-1586. Un capricho propio de reyes de ayer. Felipe II, pese a la destacada austeridad del negro, fue caprichoso y sensual, amante del poder y de muchas más cosas.

         José Juan de Oro ha ido creciendo —creo yo que en amor y sabiduría— ante nuestros ojos y nos ha ido ofreciendo una exquisita información sobra cuestiones fundamentales a la definición Aranjuez y su historia. Nada mejor que recorrer los espacios de su página web, para conocer la historia y la actualidad de esta ciudad. Y si puedes, mañana mismo, date una vuelta por aquí.

http://www.aranjuezhistoriagrafica.com/crbst_14.html

[1] Henry Kamen. Felipe de España. Círculo de Lectores / Barcelona, 1998

El emperador Carlos V y su esposa la emperatriz Isabel [son reproducciones, los originales están en el Museo del Prado] (fotografía de José Juan de Oro)

El emperador Carlos V y su esposa la emperatriz Isabel [son reproducciones, los originales están en el Museo del Prado] (fotografía de José Juan de Oro)

Anuncios

16 comentarios

Archivado bajo Aranjuez existe porque existe el mundo

16 Respuestas a “Jardín del Rey: La mirada de José Juan de Oro

  1. Pedro Santiago

    Me encanta, gracias Cecilio por que sin nuestra historia estamos abandonándonos Saludos Pedro Santiago

    Date: Sat, 3 Oct 2015 08:51:56 +0000 To: coperypsm@hotmail.com

    • cecibustos

      Pedro, cuidadoso jardinero de estos jardines que, tal vez, sin voluntad de sus creadores, nos donó la historia. Es como si los dioses hubieran previsto nuestra venida hasta esta feliz promesa. Espero no se cruce nadie por estos valles con intención de mancillar este legado.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Saludos,
      Cecilio

  2. Daniel Ruiz Zurita

    Si ya el punto inicial que fue Felipe II, ganó con el siguiente punto que lo ensalzó que fue J. de Oro, hoy Cecilio formas el triángulo necesario alrededor del Jardín. El rey, el documentalista y el poeta- Realmente J.de Oro está haciendo un trabajo museístico (él es el museo de Aranjuez que no existe) y que hayas puesto tu enfoque en él me convence de lo
    bueno de esta feliz alianza. Algo tiene Aranjuez que maravilla a J- de Oro y a ti y eso…nos ilustra a todos. Un beso y gracias Cecilio!
    Daniel

    • Joooo. Dani como no me bajes del pedestal cuando me caiga me quedare hecho trizas.

    • cecibustos

      Daniel, ¡qué alegría! leerte por aquí. Tal vez el acierto de José Juan. Es innegable lo que dices y lo que sientes « Algo tiene Aranjuez que maravilla a J- de Oro y a ti y eso…nos ilustra a todos. ». Habitamos un lugar, bello y acogedor, donde los jóvenes tenéis espacio para buscar (nunca esperar) y por supuesto encontrar el hilo de Ariadna y salir de este laberinto, ¡no Aranjuez!, sino esa enorme dificultad que todo lo aprisiona y demuele.
      Muchas gracias migo.
      Un fuerte abrazo,
      Cecilio

  3. Gracias, amigo Cecilio. No tengo palabras para agradecer las tuyas. Los diecisiete años que me adelantas me haces sentir como el pequeño de la clase y por eso te admiro y te respeto como maestro y persona mayor que eres. Y mucho más Grande de Corazón. Gracias.

    • cecibustos

      Hola, José Juan. No es necesario que te lo diga, ¡me parecen geniales las entradas que haces en tu página web!. Estás componiendo una guía relevante por el contenido y la forma. Creo que los que la conocemos debemos empujarla para que se conozca más.
      Es como una fruta de este paraíso donde habitar puede ser muy hermoso. Hermoso por sus espacios y por sus luces y también por quienes la miman, como tú.
      Siempre agradecido a tus donaciones.
      Un fuerte abrazo,
      Cecilio

  4. Tomás Ruiz

    ¡Grandes¡. Porque grandes son las sensaciones que nos hacéis percibir.
    ¡Genios¡. Porque vuestra genialidad y conocimientos nos embriagan.
    ¡Artístas¡. Porque con vuestro arte nos haceis disfrutar…….Y no os defino como personas, porque mi vocabulario no es capaz de encontrar el vocablo exacto que os pueda definir.
    Gracias Cecilio.
    Gracias Juan.

    • cecibustos

      Tomás, querido amigo, gracias por donarme tu amistad y tu elocuencia. Sí, tribuno contenido, no lo dudes y desata cada día las ligaduras de tu pudor y deja que te escuchemos «dar canon a la belleza inexpresable». Persona, ciudadano elocuente que unificas la historia de esta Villa, sin renunciar a lo moderno de nuestra sociedad. Tú, ¡amigo nuestro!, donante de humanismo inteligente.
      Gracias por tu cercanía.
      Un abrazo,
      Cecilio

  5. Loli

    Cecilio, buscando la historia del jardín y, sobre todo cuando te posas en las fotografías de José Juan de Oro, le sacas brillo a las emociones y —como chispas de luz— surge la magia.
    Gracias a los dos.
    Un beso,
    Loli

    • cecibustos

      Loli, bienvenida. No hay en apariencia, por supuesto que no, un mirar más sensible a la insaciable paradoja del jardín del Rey que la de nuestro amigo José Juan. Pero esa chispa de luz, esa iluminación que aportas tú, disipa todo atisbo de niebla.
      Muchas gracias.
      Un beso,
      Cecilio

  6. Pingback: Mis enlaces semanales (XXVII) | 30 de diferencia

  7. Pilar Álamo

    Las palabras de Cecilio y las fotografías de J.de Oro forman la combinación perfecta para querer a nuestro pueblo y ayudan a apreciar la labor de estas personas enamoradas de Aranjuez. Y es cierto que lo transmiten de una manera única.
    Aporto mi humilde granito de arena:
    http://pincelyburil2.blogspot.com.es/2009/10/el-jardin-secreto-de-felipe-ii-en.html
    Un saludo.

    • cecibustos

      Pilar, pura alegría tu comentario. Y pura alegría regresar a tu entrada sobre el mismo asunto, el jardín del Rey. Supongo que somos muchos, los que, como yo, afirmamos nuestra fidelidad a tus dos blogs y, ¡cómo no!, mi fidelidad a tu magisterio. Bellísima aquella entrada tuya a la que tornan nuestros ojos, donde la delicada ofrenda de tus trabajos ennoblece los nuestros.
      Muchas gracias, querida amiga.
      Un abrazo,
      Cecilio

  8. Juan Carlos Pronzati c.r.s.

    Una simbiosis perfecta entre imagen e historia que aumentan, si cabe, el embrujo, la admiración y el amor por esta villa que me precio de habitar desde muchos años.

    • cecibustos

      Juan Carlos, distinguido amigo. Un placer verte por este blog y conocer tus palabras que, ¡no lo dudes!, constituyen un viento gratificante a mi trabajo y doy por supuesto que también al de José Juan. Espero tener la oportunidad de volverte a ver por estos jardines y estas calles de Aranjuez.
      Un saludo,
      Cecilio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s