El camino

Cecilio Fernández Bustos

 

Ella cuenta las horas y yo cuento los años.
Bebimos lluvia. Lluvia bebimos.
Paul Celan

 

He ahí el vértigo del camino.
 De cuando en cuando
tienes la oportunidad
de asomarte a un pozo sin fondo,
a una de esas heridas que le nacen
a la tierra con muy diversas formas
—volcán o río o sima o boca de mujer—
¡Y en su color
florecen tantas glorias,
es tanto el placer de la visión,
que la vida se agolpa en ese instante
y, más tarde, renovados
volvemos al camino!

 

Pero siempre nos quedara el vértigo.

 

Acanto en Aranjuez (fotografía CFB)

Acanto en Aranjuez (fotografía CFB)

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Poesía

6 Respuestas a “El camino

  1. Loli

    Cecilio, me gusta el poema. Las glorias siempre dan calor y ayudan a fijar la memoria. ¿Tiene algún significado el abejorro sobre la flor o es mera fotografía? En todo caso se trata de una feliz captura, ¡se mueven tanto que nunca sabemos dónde están!
    Me ha gustado.
    Un abrazo.

    Loli

    • cecibustos

      Loli, ¡qué alegría leer tu comentario! No tengo ninguna duda, tus palabras me ayudan a desviar la mirada de todo elemento incapaz de fijar su posición. No el poema, ni el latir del corazón o la tierra. Pero a los abejorros en movimiento hay que dejarlos trazar sus rutas y no tropezar con ellos, en ocasiones clavan el aguijón. Prefiero tu sonrisa.
      Un beso,
      Cecilio

  2. pablo

    Bella reflexión Cecilio, estoy de acuerdo contigo en que hay momentos en nuestro caminar que lo detiene una puesta de sol, el concierto de los pájaros en medio del silencio o el susurro del viento en un alámo blanco y esto es como un balón de oxigeno que nos anima a seguir adelante.
    Un abrazo
    Pablo

    • cecibustos

      Pablo, muchas gracias. Importa, importa mucho la visita de un caminante experimentado, como tú, en todos los asuntos de la vida. Tu palabra refleja el impacto del color en tu emoción de caminante. Pese al mal estado del paisaje, ¡enfermo y maltratado!, refulgen las miradas de muchos caminantes como tú que observan el brillo del mármol y reflejo del agua y claman el regreso del carmín del rescoldo y el dorado de los oros. ¡Qué vuelvan a ser las fuentes las luces del camino!
      Gracias de nuevo.
      Un abrazo,
      Cecilio

    • cecibustos

      Es cierto, Noelia, que a veces sobran palabras y faltan gestos. No obstante, amiga mía, busquemos también la precisión para decir y la belleza para sentir. La palabra para buscar y encontrar respuestas.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Saludos,
      Cecilio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s