Como una pequeña herida

Cecilio Fernández Bustos

 

Qué importa que esté lloviendo, aunque llueva así cien años esto no es lluvia. Agua que cae, pero no lluvia.
Juan Carlos Onetti

 

Tiempo y tiempo, los ribereños han venido fecundando con su sudor la vida de esta tierra. Las manos de los agricultores han soportado heladas y húmedas nieblas recolectando pequeñas y nevadas coles de Bruselas, repollos y lombardas. Por aquí, ni en pleno invierno, la tierra dejaba un pequeño y merecido descanso a aquellos que se afanaban en sembrar y recolectar, aquellos obreros que facilitaban la ocupación de las cocinas y las mesas con al menos tibias hogazas de pan para untar con aceite que resbalaba por las aberturas acogedoras del migajón que nosotros contemplábamos hipnotizados por el color claro del pan y el verde untuoso del aceite.

A veces sucede y en esta ocasión sucedió. El suceso restallo al ritmo de tambores en los cristales de todas las ventanas y allí velozmente se asomaron los ojos de mujeres y hombres que apuraban el sueño de la noche recostados en sus lechos. Y vieron pasar la cabalgada de hombres y bestias levantando el polvo de las calles, reconstruyendo las viejas soledades olvidadas. El viendo andaba por las calles y los niños perseguían a los pájaros y buscaban en cada esquina una cara conocida, la cara de un amigo o la de una niña marcada en el mapa del corazón. Y en la penumbra, sumergidos en las grietas de los recuerdos, el hombre que ayer fuera el niño el niño de los pájaros, dejaba sentir, como un elogio, el sosegado e interrumpido aplauso de la vida y los olores sin clasificar quedaban suspendidos en el aire.

Niebla (fotografía CFB)

Niebla (fotografía CFB)

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo De colección

2 Respuestas a “Como una pequeña herida

  1. Loli

    Cecilio, ¡qué recuerdos!, hogazas de pan para untar con aceite. A veces sucede y en esta ocasión sucedió: el poema. Precioso.
    Un beso,
    Loli

    • cecibustos

      Loli, muchas gracias por un comentario tan bello y elocuente. Hay cosas que forman parte de nuestro vivir y, sobre todo, de nuestro haber vivido. Y es bueno que permanezcan aquellas que fueron hermosas y que nos uncieron a la tierra.
      Muchas gracias.
      Un beso,
      Cecilio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s