Caballero Bonald sigue escribiendo

Cecilio Fernández Bustos

 

 

Cómo no comprenderla si ambos compartimos, casi exclusivamente, el hambre.
Juan Carlos Onetti

 

Hasta que el tiempo fue reconstruido
bajo tu propia vigilancia, cuántas
residuales versiones de los hechos
fueron depositando su carroña
en papeles, en bocas, en conciencias.
José Manuel Caballero Bonald

 

 

El poeta jerezano, a punto de cumplir 88 años, publica un nuevo libro, Anatomía poética (Círculo de Tiza). En esta ocasión lo hace en compañía del pintor José Luis Fajardo, autor de las ilustraciones.

En la presentación de este último libro, el poeta aparecía acompañado por un importante grupo de amigos y admiradores y nos anunciaba la edición de un nuevo poemario para el próximo mes de marzo. Velaremos atentos para llegar a tiempo a los libros. Aunque cueste creerlo los libros tardan más tiempo que los teléfonos en agotarse. Llegaremos a tiempo, seguro.

Como lector que admira su poesía y su prosa, me permito incorporar a estas páginas uno de sus poemas más remotos y que, desde que lo leí por primera vez, en los años sesenta, no ha dejado de conmoverme. Me refiero a Versículo del Génesis perteneciente al libro Las adivinaciones, que vio la luz en 1952, yo aún vestía pantalón corto. Incorporo también un poema más reciente titulado Tiempo de los antídotos y que ocupa el primer lugar en el poemario La noche no tiene paredes, publicado en 2009.

 

 

VERSÍCULO DEL GÉNESIS

 

Por las ventanas, por los ojos
de cerraduras y raíces,
por orificios y rendijas
y por debajo de las puertas,
entra la noche.
Entra la noche como un trueno
por las rompientes de la vida,
recorre salas de hospitales,
habitaciones de prostíbulos,
templos, alcobas, celdas, chozos,
y en los rincones de la boca
entra también la noche.
Entra la noche como un bulto
de mar vacío y de caverna,
se va esparciendo por los bordes
del alcohol y del insomnio,
lame las manos del enfermo
y el corazón de los cautivos,
y en la blancura de las páginas
entra también la noche.
Entra la noche como un vértigo
por la ciudad desprevenida,
rasga las sábanas más tristes,
repta detrás de los cobardes,
ciega la cal y los cuchillos
25y en el fragor de las palabras
entra también la noche.
Entra la noche como un grito
entre el silencio de los muros,
propaga espantos y vigilias,
late en lo hondo de las piedras,
abre sus últimos boquetes
entre los cuerpos que se aman,
y en el papel emborronado
entra también la noche.

(De Las adivinaciones, 1952)

 

TIEMPOS DE LOS ANTÍDOTOS

 

La edad me ha ido dejando
sin venenos, malgasté en mala hora
esa fortuna
¿qué más puedo perder?
Llega el tiempo ruin de los antídotos.
Materia devaluada, la aventura
disiente de ella misma y se aminora.
Ya solo quedan rastros de peligros,
una zona prohibida apenas frecuentada,
la pauta exigua de lo inconfesable,
cierto amago fugaz de furia y desacato.
La osadía de bordes delictivos,
los deseos gastados
en los bruscos dispendios de la infidelidad,
la virtud y su inercia depravada,
el amor consumiéndose
como un licor impuro, la excitante
trastienda de la noche,
¿qué se hicieron?
Los años, ay de mí, me han desmentido.

(De La noche no tiene paredes, 2009)

 

Soto de ribera, Aranjuez (fotografía CFB)

Soto de ribera, Aranjuez (fotografía CFB)

 

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Poetas y narradores

4 Respuestas a “Caballero Bonald sigue escribiendo

  1. pablo

    Buenas noches Cecilio, sabes que la poesía no entró en mi, pero hoy me ha impactado el Versículo del Génesis de Caballero Bonald, si lo hubiera descubierto como tu lo hiciste seguramente me habría acercado más a ella.
    Gracias por mostrarnos esta forma de expresar algo que todos hemos experimentado en algún momento.

    • cecibustos

      Pablo, nunca es tarde. Yo ando últimamente tratando de ver películas que no vi en los años cincuenta, ni en los sesenta. No las de Bergman, que esas si las vi. Pero hay otras muchas que se me escaparon. Caballero Bonald puede llegar a entusiasmarte, sigue leyendo sus poemas y, si tienes ocasión y tiempo, lee también algo de su prosa.
      Muchas gracias por tu comentario, pura alegría.
      Un abrazo,
      Cecilio

  2. Carlos

    Cecilio: gracias por divulgar y dar a conocer desde tu blog y desde tu actividad profesional cuando ha sido posible la obra y la vida de tantos y tantos poetas que iluminan con su palabra la oscuridad de la vida. Fuera o dentro, qué más da, se encuentra la belleza y la felicidad, dos metas irrenunciables a las que no se llega si se desiste de la utopía y el compromiso. Un abrazo. Carlos Manrique.

    • cecibustos

      Carlos:
      Estoy trabajando en un artículo sobre la celebración del “Centenario de la Fiesta de Aranjuez en honor de Azorín”. Dentro de unos días se celebrará el primer aniversario de esta celebración, un año menos para que, dentro de otros 99, nuevos ribereños celebran el bicentenario de aquella fiesta. De otra parte, el 13 de diciembre hará un año de la presentación de “Pasan lentos los días”. Desde aquí, mi querida ventana, contemplo aquello en la distancia del tiempo transcurrido y vuelvo a vivir algunas emociones. Entre otras destaca la presentación que tú hiciste de aquel libro.
      Desde el respeto y la admiración, al profesor y al artista, con esta leve luz de la caída de la tarde de otoño, te doy las gracias. ¡Gracias siempre, por tus comentarios, que tanto han impulsado mis esfuerzos!
      Un abrazo,
      Cecilio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s