En el bosque 5

Cecilio Fernández Bustos

 

 

En todo caso, resultaba inevitable encontrar siempre, destacando en lo alto de la discusión, algún birrete con una borla plateada, tratando de dilucidar de qué lado de la nariz caería la decisión final de cada una de las universidades.
Laurence Sterne

 

 

Alborada 5

66)    ¿No son los pájaros mejor nutridos los que arrojan del nido a los hermanos más flacos?. En política, en la vida empresarial, en el amor también se práctica este juego: se acapara más poder mandando al adversario a por tabaco y cuando este, más ingenuo, vuelve de hacer el servicio ya ocuparon su puesto. Es el clásico «quítate tú que me pongo yo». Esto nos lleva a aquella situación en la que yo puedo tener diez sueldos y tú ninguno y a aquel otro, yo tengo diez besos y tú ninguno.

67)    Y después de permitirlo de nada servirán los llantos. Esto sucede en muchas cosas, pero especialmente en política: ¡no se puede renunciar a los derechos!, costó tiempo y sangre conseguirlos.

68)    La tristeza es universal, pero es plato que se cocina en privado.

69)    Estamos perdiendo todo lo conseguido en casi cuarenta años. Después de no hacer nada por evitarlo nos refugiaremos en el llanto.

70)    26 de agosto: Dice Julio que Cortázar está escribiendo una carta para Julio Cortázar que celebra el centenario de su nacimiento.

71)    Sí, es verdad, tenía razón aquel que decía «los hombres, obreros o clase media, no le importan al capitalismo». Solo están ahí, piensan y proclaman ellos, para ser expoliados y explotados, como siempre —¿Qué se habían creído esos siervos?—.

72)    ¿La felicidad?: un rato debajo de un macasar una mañana de invierno en Aranjuez.

73)    El lenguaje es una de las formas que adopta el poder.

74)    ¡Qué importante llegar a alcanzar el centro!

75)    Y si lo consigues, ¿qué harás con ello?

76)    Pero, dímelo tú, ¿por qué enciendes los ojos?

77)    Ayer perdí una palabra, hoy la busco.

78)    ¡El deseo!, ese gran maestro para nuestra formación.[1]

79)    El más injusto es el que se presenta en público como honesto y justo. Sí, aquellos que no tienen pudor en acusar a los demás para guardar lo robado en el pajar de los paraísos fiscales.[2]

80)    Habrá que hacer algo para evitar que los niños bajen a las lóbregas mazmorras del “auxilio social”. ¡Qué nunca la pobreza sea sometida a la indignidad!

81)    Si no dialogas contigo mismo, ¿cómo te apañaras para dialogar con los demás?

82)    ¿La felicidad? el olor a espliego y a boj en la Serranía de Cuenca.

[1] Jonhn Irving.- «Nos forma aquello que deseamos».- Personas como yo.- Círculo de Lectores / Barcelona,2013

[2] Platón. «el extremo de la injusticia es parecer justo, no siéndolo».

Ya estamos en otoño (fotografía CFB)

Ya estamos en otoño (fotografía CFB)

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo De este caminar

2 Respuestas a “En el bosque 5

  1. Loli

    Cecilio. Que palabra más hermosa, ¡alborada!, me gusta.
    Ya te diré más cosas teniéndote cerca.
    Un beso,
    Loli

    • cecibustos

      Loli, muchas gracias por tu comentario. Las palabras son hermosas cuando las da el sol y brillan. En otras ocasiones se asoman desde la oscuridad, incluso desde las mazmorras y brillan menos. No obstante, aun sin sol, las palabras brillan cuando las calienta el aliento de un ser que busca la luz o que la porta.
      Un beso,
      Cecilio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s