Las Cerámicas de José Luis Caballero y el arte del siglo XX

Cecilio Fernández Bustos

 

Esta noche la luna sueña con más indolencia;
como una mujer hermosa que, sobre abundantes cojines,
con mano distraída y ligera acaricia
antes de adormecerse el contorno de sus pechos.
Charle Baudelaire

 

Técnicamente se puede hablar de cerámica, de barro cocido, de arcilla roja, de barro refractario, de esmaltes, así como de técnicas mixtas. El artista no ha pretendido hacer una obra purista a través de las técnicas cerámicas. Es una obra eclética en la cual, aunque todo vale, no todo es válido, solo lo será si el resultado es satisfactorio, y en esta ocasión obedecen a un propósito claro, justificado.
Enrique Serrano
 

 

Manuel Mujica Lainez publicó, en 1984, un pequeño libro lleno de encanto[1]. En él nos cuenta el autor argentino los festejos nocturnos que viven los personajes que, abandonando sus cuadros, toman vida real en las noches del Museo del Prado. Van formando corrillos en los que se susurra, critica y se organizan concurso. En uno de estos concursos, el de «Elegancia», tras formalizar las normas y designar el jurado, cuya elección recayó en los bufones que optaron por elegir entre los dioses. Nos informa el autor lo nutrido de la nómina de participantes que optaron al certamen y cita: «Velázquez, Theotocópuli, Carreño, Pantoja, Sánchez Coello, Goya, Tiziano, Memling, Van Dyck, Moro, Pourbus, Rubens, Parmigianino, Van Loo, Mignar, Ranc, Rigaud, Durero, Mengs y Lawrence»[2]

         Hace unos pocos días en Aranjuez, en la Sala Juan de Villanueva del Centro Cultural Isabel de Farnesio, un creador que no ha tenido aún tiempo de participar en esos concursos nocturnos de los famosos en los museos mundanos, ha celebrado un brillante festejo en el que se ha homenajeado a una parte de los más insignes creadores plásticos  que anduvieron por el mundo en el siglo XX, con especial relevancia en la primera mitad de aquel siglo, formando corrillos nocturnos en la Sala que nos recuerda a Juan de Villanueva, aquel ilustre  creador del Museo del Prado, donde se celebran las fiestas nocturnas que nos describe Mujica Lainez y que aquí, en Aranjuez, nos dejó para ser gozada la magnífica Puerta principal del Jardín del Príncipe.

Miró, Picasso, Lindner, Juan Gris —creación de José Luis Caballero— (fotografía CFB)

Miró, Picasso, Lindner, Juan Gris —creación de José Luis Caballero— (fotografía CFB)

       El creador y mantenedor de este espectáculo, que los antiguos llamaban exposición, ha sido José Luis Caballero, profesor en el Colegio Apóstol Santiago. José Luis es, pues, un creador brillante y lúcido que organiza su obra a partir de un excepcional dominio del oficio de los ceramistas, ofició más antiguo que el homo sapiens y que tan útil nos ha sido para acarrear la vida. Mas siendo importante la cerámica y sus variables trazos por las sendas de la metafísica y la experiencia, que diría María Zambrano, no dejan de ser «fragmentos de un orden remoto que nos tiende su órbita»[3] y mezcla y extiende su conocimiento de la forma y su transparencia. Así el creador, tomando la inspiración formal de Kandisky, padre de la pintura abstracta, acompañado de Malevich y Paul Klee; Picasso y Juan Gris, inventores del cubismo; Alejandro Xul Solar atravesando con rayos del futuro las cabezas de las gentes; con un resplandor genial la metafísica Giorgio de Chirico y el surrealismo subyacente en sus obras, junto al surrealismo total de Joan Miró y el pop art de Richard Linder; el asombro de la luz que mana en la mirada y los pinceles de Julián Casado. Mezclado y heñido todo esto, he aquí el milagro escondido, encelado en la bruma del arte, que soporta el discurso revelador, ¡brumoso manantial!, de donde brota la creación artística. Porque lo que nos presenta esta exposición, desde el homenaje a los creadores que han sido, es el inesperado espectáculo que funda, para el gozo de nuestra contemplación, un creador que es y estaba ahí dispuesto a soportar nuestra mirada sobre su obra. Raro arte el que nace del arte y como en los seres vivos, mediante la sutil mutación celular de la materia y las combinaciones químicas, nos ofrece una nueva creación, que es otra y si cabe más hermosa, como sucede, ¡en ocasiones!, con los procesos de  evolución orgánica.

2.De Chirico, Miró, Picasso —creación de José Luis Caballero—  (fotografía CFB)

2. De Chirico, Miró, Picasso —creación de José Luis Caballero— (fotografía CFB)

       José Luis Caballero, amasando y modelando barro, sometiendo después esta materia al rito vivificador del fuego y del color ha creado un —¡sí, hombre, sí!— ha creado un conjunto de piezas escultóricas inspiradas en obras de varios de los más importantes creadores del arte plástico del siglo XX. Artistas que protagonizaron la gran ruptura del arte contemporáneo con lo que se hacía en el precedente siglo XIX, que es tanto como decir que rompieron con lo que hasta entonces había sido la pintura universal, aquella que está encerrada en el Museo del Prado. Aquellos creadores y este de hoy, que nos deja boquiabiertos y un tanto temblorosos de emoción, a trasmano de toda perplejidad, no dejaron y no deja, José Luis, todo como estaba. Quiero decir, que del esfuerzo teórico y técnico de Caballero, de la contemplación y el amor a las obras contempladas en dos dimensiones, han surgidos nuevas obras, en tres dimensiones y con otros y más complejos materiales, que nos ofrendan unas «otras obras» y «un otro artista». Las discusiones de los significados lingüísticos se las dejamos a los filósofos, pero aquí, en la sala Juan de Villanueva, hemos gozado el arte de un artista primordial.

         Sorpresa sobre sorpresa, luz sobre la luz, envoltura o crisálida, nivel de la experiencia, José Luis Caballero recrea y establece en el espacio de las tres dimensiones de los inéditos volúmenes de la obra de Julián Casado, pues, como dijo Luis Cernuda, «Que estando ya, no estaban / Pues entre estar y estar hay diferencia». El arte es siempre una comunidad de vivencias donde alienta el pálpito de la creación. Nada mejor para fundar esta idea que apoyarnos en la experiencia lírica de nuestra común amiga, Montserrat Doucet[4], cuando en su poemario, inspirado también en la obra de Julián Casado, escribe estos versos:

XVI 
Descubrir el espacio,
poner límites a las líneas
que cierran un cuerpo,
es desear asir el tiempo.
 
Pero el tiempo y sólo el tiempo
es invariablente agua,
agua sin moldes
que circuncida lo geométrico.

 

4.Julián Casado —creación de José Luis Caballero— (fotografía de CFB)

4. Julián Casado —creación de José Luis Caballero— (fotografía de CFB)

       No lo dudo, artistas y personajes se han conjurado y han abandonado la Sala Juan de Villanueva. Calle Capitán arriba se dirigen hacia la calle de la Reina y en El Rana Verde, como gentes que son de tiempos de tertulias por el mundo, disfrutando una copa de buen vino, deciden solicitar a José Luis Caballero y a la dirección del Centro Cultural Isabel de Farnesio, una nueva muestra de estas obras en la Sala de Exposiciones del Centro Cultura, pues se nos quedo corta la exposición recientemente clausurada.

[1] Manuel Mujica Lainez. Un novelista en el Museo del Prado.- (Biblioteca de Bolsillo, 1997) Seix Barral / Barcelona, 1997

[2] Manuel Mujica Lainez. O. C.

[3] María Zambrano.- Claros del bosque

[4] Montserrat Doucet.- Serie Malevich. Editorial Doce Calles / Aranjuez, 2013

5.Paul Klee —creación de José Luis Caballero (fotografía de CFB)

5. Paul Klee —creación de José Luis Caballero (fotografía de CFB)

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo De pintores y otros artistas

4 Respuestas a “Las Cerámicas de José Luis Caballero y el arte del siglo XX

  1. Pedro Santiago

    Hola Cecilio, como es que dices “Calle Capitán arriba se dirigen hacia la calle de la Reina”, no seria Calle Capitán abajo? se dirigen hacia la calle de la Reina. Saludos nada conservadores

    Date: Sat, 4 Oct 2014 09:35:17 +0000 To: coperypsm@hotmail.com

    • cecibustos

      Pedro:
      Querido amigo, ese “subir” y no bajar responde a una licencia que yo me tomo, pues, como tú sabes, no se trata de un trabajo científico “en sentido estricto”.
      Gracias por tu comentario.
      Saludos,
      Cecilio

  2. Lola

    Querido Cecilio:

    A mí me encanta y me recrea todo lo que tú escribas, aquello que es bello y original, aquello que motiva y deleita. ¡Tú lo sabes hacer!, regalas a los tuyos, a tus amigos, a tus lectores, hermosos versos, bonitas fotografías, originales esculturas de José Luis Caballero y de tantos otros artistas. Gracias Cecilio por este regalo, por tus palabras dichas, por tu buen hacer, por contagiar el arte y la sensibilidad.
    Por cierto, me encuentro en calle Capitán arriba y estando en calle Capitán arriba me dirijo hacia la calle de la Reina , aprovecharé y recordaré en el camino que allí nació mi querido padre y vivieron mis inolvidables abuelos.( Me refiero a la calle Capitán arriba o abajo).
    Mil besos,
    Lola

    • cecibustos

      Lola:
      Bonito comentario, me alegro que te guste. Y tú también debes alegrarte de que a mí me haya gustado tu comentario. Vale la pena promover el conocimiento que aquello que nos gusta y que entendemos merece un fuerte aplauso —eso es lo que procede en el caso de las cerámicas de José Luis Caballero—
      Gracias por tus observaciones.
      Un beso,
      Cecilio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s