Cármenes en Aranjuez 2

Carmen Vela Muñoz: La casa de mi niñez

Cecilio Fernández Bustos

 

 

La alternancia de sueño y vigilia marca la primera división en el tiempo humano, que sigue en ello originariamente a la luz solar, al alternarse de la luz y la oscuridad.

María Zambrano

En la caja del aire va el telón encendido,…

Pere Gimferrer

Tenía diez años y un gato

Juan Manuel Serrat

Cuando llegué a la vida, un sentimiento anterior a mí, formaba parte de mi equipaje.

Carmen Vela Muñoz

 

 

Continuando con nuestro propósito de divulgar el material creativo, la poética y la narrativa, que algunas de mis amigas van acumulando en las alacenas y en las arcas de sus desvelos, hoy traemos un nuevo relato, con forma y estructura sentidamente poética, de una estas amigas que se han prestado a abrirnos los armarios de su creatividad y mostrarnos los huertos donde cultivan las maravillosas hiervas de sus reboticas. Esos balcones donde reverberan las flores que les nacen en sus jardines y que ellas miman discretamente con celo, pasión y arte.

         Hace algún tiempo, en 2005, Carmen publicó un cuento muy hermoso, La magia del gigante, —premiado en el Certamen Ínsula Barataria que organizó el Ayuntamiento de Aranjuez en la conmemoración del IV Centenario de la publicación de El Quijote—. Creadora singular, nuestra autora, que ya ha tenido en varias ocasiones la posibilidad del reconocimiento, nos llevó de la mano por los caminos de la ensoñación. Ella es una de las más activas promotoras de la vida cultural de Aranjuez y está acostumbrada a librar batallas con los silencios del viento y las constelaciones de los que callan.

         Actriz y escritora, participante en casi todo lo que se promueve y promotora ella, Carmen Vela Muñoz nos ofrece hoy un eslabón de su memoria, un hilo de su ternura que nos señala un camino, una guía para recuperar también nuestra memoria que tuvo y tiene un discurrir particular pero que, en tanto que discurrir,  vincula a la vida y nos ilumina para saber de nuestra unidad en el transitar del tiempo.

         Sucede aquí, en la lectura de este relato poético o si se quiere en este poema narrativo, aquello que nos dice Pere Guimferrer en el poema Antagonías de “Extraña fruta” y otros poemas: «…la simultaneidad de tiempos en el momento de correrse unos visillos, con el gesto de ayer, un perfil en escorzo, como en un boceto de pintor,». Se nos revela esta admirable comunicación, el correrse unos visillos, con gesto de ayer, al comienzo del texto de Carmen, y parece como si el poeta hubiera escrito su texto para definir el trabajo de nuestra escritora de hoy, que fluye, como nos contara José Luis Sampedro, «fondo abajo, hacia lo profundo, haciéndose más verdad» y cuya lectura nos está esperando.

 

 

 

La casa de mi niñez

Carmen Vela Muñoz

 

LA CASA DE MI NIÑEZ tenía dos puertas;

una la del paso diario, la otra, la de las ocasiones.

Y dos patios,

en uno llovía, en el otro se oía llover,

Y dos escaleras,

una humilde, la otra, importante

Tenía un cuarto oscuro

y una cueva fresquita.

Chimeneas que echaban chispas

y cámaras que se llenaban de grano

Un pozo con agua

y ropa secándose al sol.

La casa de mi niñez

olía a septiembre en las vendimias,

a dulce en la Nochebuena,

a canela el Jueves Santo,

y a Alex, cera bendita, todo el año.

La casa de mi niñez

era luz en las paredes de cal

y sombra de patio emparrado,

era el silencio de las siestas

y el carrusel de las tertulias.

Era mi abuelo comiéndose la estufa con las manos,

y la paz del campo que llegaba con mi padre,

y mi madre, siempre enganchada a un quehacer,

y mi abuela, maestra, uno derecho y dos del revés,

¡maestra de tantas cosas! …

… era la casa de mi niñez.

 

Aranjuez, 19-3-07

 

No tengo tu casa (fotografía de CFB, 2014)

No tengo tu casa (fotografía de CFB, 2014)

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Cármenes

8 Respuestas a “Cármenes en Aranjuez 2

  1. Loli

    Cecilio:
    Precioso el relato de Carmen que has puesto en tu blog. “La casa de mi niñez olía a septiembre en las vendimias, a dulce en la Nochebuena, a canela el Jueves Santo…” ¡Felicidades, Carmen!
    Yo, como la autora, también quiero una casita como la que has puesto.
    Un beso,
    Loli

    • cecibustos

      ¡Y quién no!, querida Loli, envidiaría una casita como la de la fotografía. Se trata de la casa que utilizan los jardineros del jardín del Príncipe para guardar sus herramientas. Está al pie de la Montaña Rusa —según decimos unos—.
      De otra parte coincidimos en el reconocimiento de la belleza del texto de Carmen.
      Gracias, por tu comentario.
      Un beso,
      Cecilio

  2. Maricarmen

    Precioso relato. Felicidades a la autora por su forma sencilla y maravillosade transportarnos a nuestras casas de antaño, que a pesar de las diferencias que pudiera haber, si que tenían rasgos comunes: la luz, los olores, el calor de las estufas en invierno…..en fin, tantas cosas.
    Bueno, pues lo dicho, me ha encantado y ya sabes Cecilio que yo no voy muy al día con tu blog, pero de vez en cuando lo disfruto como en esta ocasión. Besitos. MariCarmen.

    • cecibustos

      Maricarmen:
      Querida Maricarmen, yo sé que tu intensa actividad no facilita que las visitas a este blog se prodiguen. No obstante, cuando lo haces dejas huellas muy significativas y apacibles. Poco o nada hemos coincidido durante el verano, pero espero que el otoño nos preste alguna oportunidad de vernos y hablar de literatura, entre otras muchas cosas. Ya sabes que formas parte del grupo de Cármenes cuyas obras quiero dar a conocer y en breve aparecerás por aquí.
      Gracias por tu comentario, espero que Carmen Vela tenga oportunidad de leerlo.
      Un beso,
      Cecilio

  3. carmen

    A Loli y a Maricarmen; os agradezco muchísimo vuestros comentarios y, como no, a Cecilio, por colocarme en este escaparate, entre palabras tan bonitas que, a poquito que una ponga, sale favorecida.

    Carmen

  4. celia guzman

    POEMA NARRATIVO ( según definición de Cecilio) es como he sentido la descripción real y dulce a la vez de la casa de tu niñez Carmen. No había tenido oportunidad de leerlo hasta ahora y casi te he visto por el patio, la escalera……y hasta frente al fuego de un hogar junto a los tuyos.
    Felicidades por transmitir sencillez y ternura en tus escritos.

    Un beso. Celia

  5. carmen vela

    Hola Celia, ¡qué alegría encontrarte por aquí! y, como no, que dediques un poco de ese tiempo que tienes tan ocupado, para leerme.
    Te lo agradezco y también tu valoración en la que, también tu, sabes transmitir sentimientos.
    Un beso, Carmen

  6. celia guzman

    Carmen no dejare de asomarme de tiempo en tiempo para impregnarme de todo el arte escrito que se siente en el blog de Cecilio. Espero no perderme nada ( sobre todo tuyo) pero un recordatorio tampoco me vendría mal.

    Un beso y ! Espero verte pronto)
    Celia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s