De nuevo el otoño

Cecilio Fernández Bustos

 

                                   A Ricardo Lorenzo en su Aranjuez

 

                                                                En breve cárcel traigo aprisionado,

                                                                con toda su familia de oro ardiente,

                                                                el cerco de la luz resplandeciente

                                                                y grande imperio del amor cerrado.

                                                                Francisco de Quevedo

 

Ricardo Lorenzo es un ilustre vecino de Aranjuez nacido al otro lado del Atlántico y al sur del trópico. Él es argentino y español. Y se mueve entre nosotros, ribereños y/o arancetanos como si aquí —acá— hubiera nacido. Él es poeta, narrador y periodista y cruza el escenario ciudadano buscando y encontrando el espíritu de los que son y de los que han sido presencia en las calles y jardines  de estas tierras. Desde hace tiempo su estampa se ha integrado en la vida cultural de Aranjuez. Sus artículos han glosado la vida social de nuestra ciudad con brillantes crónicas en el desaparecido Al día y desde hace algunos años en el semanario MÁS. Todas las semanas nos ofrece, campo que pacen las estrellas, unos lúcidos, documentados y muy hermosos artículos glosando la peripecia de los ciudadanos del mundo que han pasado por Aranjuez, han disfrutado de sus luces y han gozado la perspectiva de las calles de la Reina, de el Príncipe e Infantas. Así, este argentino, está construyendo un documento singular sobre la historia de este Real Sitio y Villa, ciudad que, él da testimonio,  existe porque existe el mundo. Yo lo animo, casi siempre que hablo con él, a que vaya preparando la edición del primer tomo de esas anécdotas vividas aquí, entre nosotros o nuestros predecesores, por tan importantes mujeres y hombres de la cultura, el deporte, la política, el arte…

Ricardo Lorenzo, en una sesión de trabajo de la Comisión para la celebración del Centenario de la Fiesta de Aranjuez en honor a Azorín

Ricardo Lorenzo, en una sesión de trabajo de la Comisión para la celebración del Centenario de la Fiesta de Aranjuez en honor a Azorín

         Lo del deporte yo creo que él no lo sabe, o no entra en la consideración de sus intenciones. Sin embargo, los mayores lo saben, hubo un tiempo en que te podías tropezar a la vuelta de la esquina con Paco Gento o con Alfredo Di Estéfano. Yo recuerdo a Gento comprando tebeos en el quiosco de las cuatro esquinas. Y he visto, en nutrido grupo, cruzar el Tajo por el puente de Barcas, en dirección al hotel Delicias, a Navarro, Juanito Alonso, Zárraga, Muñoz, Joseíto, Molowny y algunos otros bravos componentes del equipo del Real Madrid.

         Más estables fueron los jockeys, aquellos valientes muchachos que montaban los caballos del Conde de la Cimera y otras cuadras que en estos momentos desconozco. Pero en esta cuestión, lo digo por si Ricardo se anima, una amiga mía es una gran conocedora de los asuntos de las yeguadas, propietarios y jinetes que participaban en carreras y ganaban brillantes trofeos en los hipódromos.

         Dado el interés que representan los trabajos de Ricardo Lorenzo, no podía pasar sin comentar el alto interés que constituyen para fijar algunos de los rasgos principales de nuestra memoria. Para este fin nada mejor que algunos de los trabajos que en las últimas semanas está publicando nuestro autor. Y que van desde la egregia figura del genial escritor del 98 José Martínez Ruiz, Azorín, a quien dedica parte de su tiempo en estos días, hasta alguno de los más brillantes actores de Hollywood. Ricardo recrea el tiempo, el espacio y nos trae a los personajes envueltos en un halito de emoción y misterio. En las últimas semanas nos ha traído a Margarita Cansinos, la conocida  Rita Haywort de Gilda; a Orson Welles, uno de los más grandes maestro del cine; y en el último número, el publicado el 11 de octubre nos ha traído a un demócrata de la pre-transición política de España, José María de Areilza, Conde Motrico y con él, el recuerdo un brillante artículo sobre el otoño, titulado Aranjuez en otoño[1], que el autor publicara, en el diario El País, el 1 de diciembre de 1983.  

         Sí, el trabajo de Ricardo Lorenzo sobre Aranjuez y su transcurrir histórico a través de los personajes que han visitado este lugar, merece toda nuestra consideración. Tres son los elementos a valorar: de una parte el esfuerzo de integración que supone enamorarse de un lugar y de su historia; de otra la pulcritud serena del investigador minucioso y brillante que porque busca encuentra; y, por último, el talento del escritor, narrador y poeta que, levemente, nos va mostrando el vértigo de la vida y, en todo caso, contribuye a exteriorizar afectos más allá de los localismos mínimos y, más aún, de los inútiles e inflexibles nacionalismos. Y no está demás decir que, por encima de lo absurdo está lo bello.         


[1] José María de Areilza 1 DIC 1983

El Palacio Real, visto desde El Rana Verde. Aranjuez

El Palacio Real, visto desde El Rana Verde. Aranjuez

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Aranjuez existe porque existe el mundo

4 Respuestas a “De nuevo el otoño

  1. Daniel Focus

    Escribir estas pocas letras para ADHERIRME (con qué gusto se inventaron algunas palabras) DECIDIDAMENTE ADHERIRME esta vez sí!, a este homenaje a Ricardo Lorenzo de parte de otra gran señor, Cecilio Fernández Bustos. Escribo a una hora en la que sólo algunos muchachos tomándolas en la Belle Epoque y Ricardo Lorenzo están despiertos: …esta es una de las claves de RL: robarle tiempo al tiempo para hacer aquello para lo que uno vino al mundo, escribir constantemente y observar, eso hace. La otra clave de Ricardo, es la bondad, que (yo creo) le viene de los libros y los viajes. Ahh y me fascina cuán bien y cuánto ha debido leer Ricardo, ¿Cuántos libros has leído Ricardo?…. Tenemos preferencia por mirar atrás hacia otros desaparecidos artistas para evocarles y cantarles (que tantos hubo en Aranjuez) y puede y no creo equivocarme mucho, que en Aranjuez hay uno muy vivo, muy Ricardo, muy Lorenzo y valioso como ellos. Azorín nos ha traído a Ricardo Lorenzo, “Queridos compañeros: Gracias cordialísimas a todos; gracias por siempre y para siempre”. ha sido Azorín!. Gracias Cecilio!, Daniel

    • cecibustos

      Daniel:
      Nuestro común amigo, Ricardo, es merecedor de este pequeño homenaje y de cuantos otros puedan rendírsele. Él está siendo un discreto y comedido compañero que no conoce la palabra ¡no! Cuando se solicita su colaboración, su apoyo, su información. Trabajador incansable no rompe, cohesiona los grupos y hace que la rueda gire.
      Gracias por sumar tus palabras de elogio con las mías.
      Un abrazo,
      Cecilio

  2. Al igual que Daniel, suscribo todas y cada una de las palabras, de las comas y los puntos. Genial semblanza de genial personaje. Enhorabuena, Cecilio.

    • cecibustos

      Gracias, Chechu, tú lo sabes, Ricardo es un buen amigo y un excelente colaborador. Él, de otra parte, como crítico elegante que es, sabe degustar la calidad de tú trabajo literario y no escatima, en ningún foro, hablar de ello. Está bien que ha Ricardo le reconozcamos su quehacer en Aranjuez.
      Te debo varias que están en el tintero.
      Un abrazo,
      Cecilio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s