Caballero Bonald. 23 de abril de 2013

Cecilio Fernández Bustos

 

El pueblo ved que la orgullosa frente
levanta ya del polvo en que yacía,
arrogante en valor, omnipotente,
terror de la insolente tiranía.

José de Espronceda

 

 

Hoy, 23 de abril —aniversario de las muertes de Miguel de Cervantes, de William Shakespeare y de Inca Garcilaso de la Vega— celebramos el Día del libro. Emotiva efemérides que envuelve en un fuerte abrazo una de las más fundamentales manifestaciones de la creación cultural del hombre: el LIBRO.

         Nos sumamos a esta celebración y para ello traemos a este blog tres hermosos poemas y una rosa. Los poemas son de José Manuel Caballero Bonald, poeta nacido en Jerez de la Frontera, Cádiz, en 1926, a quien se le entregará hoy el Premio Cervantes 2012. El primer poema del poeta jerezano pertenece —y así comienza— a su último poemario publicado, Entreguerras[1]

        El siguiente poema pertenece al libro La noche no tiene paredes[2], publicado en 2009 y en él, nuestro Premio Cervantes, nos habla de la vida y se titula Recuento. Por último un tercer poema, Espera, pertenece a Las adivinaciones (1950-1951) y forma parte de la antología Vivir para contarlo[3]  

         La rosa ha sido capturada en Aranjuez, por la cámara del autor, en otras fechas.

Y así comienza ENTREGUERRAS:

 
el lugar de las revelaciones ¿era aquel donde un día
abrí las cajas primordiales rompí el invicto sello el
         embozo perpetuo
hendí la piedra y sus tentáculos me interné en la caverna
         estática del tiempo?
¿estaba acaso inscrito en ningún sitio el potencial de la
         iluminación?
oh fronda oh fuego oh detrimento impuro de la invivida
         realidad
¿iba a poder testificarme allí en lo más intraducible
en lo más interino de los muchas lenguajes que la duda
         engendraba?
¿sabía yo ya entonces que toda realidad circunvala el
         enigma
que estaba franqueando la luz razonadora que irradia de
         lo hermético?
y de aquellas palabras que el poder la increencia la
         ambición
fueron desmantelando ¿con qué triza qué gajo me quedé
qué estría de la hostilidad fragmentó el paradigma
         impuro del pasado
qué herramienta de humo qué súbito espejismo aportó
         la escritura
que podía enmendar los desperfectos habidos en tamaña
         coyunda del idioma
mientras la introversión se desguazaba como un cadáver
         en su pudridero?
hermano de la noche hermano mío de la inmune guarida
         de la noche
atrévete a surcar el ávido oleaje del deseo el cerco de
         arrecifes sensoriales
ya cuando la tiniebla se vacían sus más broncos
         impúdicos boquetes
y en derredor ningún edicto estorba la sigilosa
         emanación del tiempo
me junté mientras tanto con la secta que exalta las
         ocultaciones
penetré en la angostura donde yace subsumida la
         implacable gramática
la que instaura la historia y sus correlativos
         menoscabos
la que a veces consiste en una lenta sangre que obstruye el
         caño de la vida
¿y qué experiencia es la que pude pobre de mí salvar de
         ese silencio
de esa onerosa imposibilidad de convivir con quienes
         contradicen al oráculo
qué significación por nadie recelada me recluyó en la
         cóncava indigencia
en esa contrasombra donde ya no subsisten sino residuos
         de ignorancia?    

RECUENTO

Atrás se va quedando el acumulativo
refrendo de los días,
                               el denso, imprecisable
aluvión de memorias
donde se alternan discontinuamente
figuras, horizontes, episodios,
las ganancias y las pérdidas
que en el ámbar del tiempo se recluyen.
Vivir es ir dejando atrás la vida.

 

ESPERA

Y tú me dices
que tienes los pechos vencidos de esperarme,
que duelen los ojos de tenerlos vacíos de mi cuerpo,
que has perdido hasta el tacto de tus manos
de palpar esta ausencia por el aire,
que olvidas el tamaño caliente de mi boca.
Y tú me lo dices que sabes
que me hice sangre en las palabras de repetir tu nombre
de golpear mis labios con la sed de tenerte,
de darle a mi memoria, registrándola a ciegas,
una nueva manera de rescatarte en besos
desde la ausencia en la que tú me gritas
que me estás esperando.
Y tú me lo dices que estás tan hecha
a este deshabitado ocio de mi carne
que apenas si tu sombra se delata,
que apenas si eres cierta
en esta oscuridad que la distancia pone
entre tu cuerpo y el mío.
Una rosa de Aranjuez para Caballero Bonald (fotografía CFB)

Una rosa de Aranjuez para Caballero Bonald (fotografía CFB)


[1] José Manuel Caballero Bonald.- Entreguerras. Seix Barral / Barcelona, 2012

[2] José Manuel Caballero Bonald.- La noche no tiene paredes. Seix Barral / Barcelona, 2009

[3] J. M. Caballero Bonald.- Vivir para contarlo. Seix Barral / Bar5celona, 1969

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Poesía

2 Respuestas a “Caballero Bonald. 23 de abril de 2013

  1. Daniel Focus

    Querido Cecilio,
    Este Cervantes se ha dado en Alcalá como si Alcalá fuera una barca rodeada de un infausto mar mediterráneo y cantábrico que por la crecida “crisis” ha llegado hasta la misma casa cervantina. En la semana terrible del paro, los cantos de sirena europeos que nos dan aire porque tampoco quieren una España muerta, ante dignos asistentes que están bajo sospecha, se abrió el oxígeno a un importante premio.
    C. Bonald, noble señor en la tribuna, cuántos quedan?. Si los premiados eran niños de la guerra, correligionarios contra la dictadura y emergieron en la nueva España, ¿quienes serán (de este HOY doloroso) los próximos premiados?. ¿Se acabaran antes ellos mismos ó los mismos premios?. ¿Es esta una gran guerra que solicita espíritus valientes y alegres?.
    Te he echado de menos hoy en la conferencia-lección de Julio Gómez, creo que en definitiva ha hablado de un proyecto valiente, creativo y alegre que fue Aranjuez, un ente aparte de toda la locura de su siglo, ha sido genial, vibrante, estoy elaborando un resumen que te enviaré. Acciones loables que hay que atrapar por pequeños destellos en la actualidad.
    Gracias por estos textos y la rosa, Ceclio. Quisiera recordar a Charlton Heston entrando solemne y con visible porte en una sala atestada y a tí, de presencia tan como Heston. Manda algo de Azorín periodista si quieres. Un abrazo muy grande, Daniel

    • cecibustos

      Daniel:
      Querido amigo, he lamentado no asistir a escuchar a Julio. Sé del interés que tiene su saber y su pensar. Siempre que he tenido oportunidad he acudido a escuchar sus conferencias que, lamentablemente, no se prodigan. En alguna ocasión le he comentado el interés que tendría un libro escrito por él con estos asuntos, ¡es tan interesante lo que cuenta de Felipe II y sus intervenciones en Aranjuez! Espero tendré de nuevo la oportunidad de asistir a una intervención de Julio Gómez.
      De otra parte, comentarte que a la misma hora que concurría Julio, en otro foro de Aranjuez, intervenía Matilde Fernández, aquella ministra de Servicios Sociales que tanto contribuyó a la definición y organización del bienestar social en este País. Ahí fue donde estuve yo en esta ocasión.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un abrazo,
      Cecilio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s