Primavera en Aranjuez

Cecilio Fernández Bustos

 

     LOS TULIPANES DEL PARTERRE

                        Para Gregorio Sánchez, en el recuerdo    

 
                                   …un aroma a yerba segada con la luna.
                                   Antonio Colinas
            Pronto florecerán los tulipanes del parterre.
El rumor de la tierra renaciendo
inundará de aromas las jovencísimas cinturas de las vírgenes.
Los zumos de la tierra,
en floración silvestre,
poblaran de húmedas presencias
los sándalos lacustres del deseo.
Conjunciones celestes
encenderán la brasa de los cuerpos:
sometidos a los arcaicos ritos de la iniciación
se inflamarán de luces
en las orillas del tiempo.
Incendios oceánicos,
antiguos como el fruto que pende de los dioses,
harán vibrar el arpa, de la canción enfebrecida
que habita en el altar del sueño.
Los ríos de la sangre
levantarán la orgía del árbol de la espalda,
al contacto del labio con el labio.
Brillante humedad, como una brisa leve,
se extenderá el rumor del rayo
por el cristal listado de las fuentes.
 
¡Oh, dicha de los cuerpos enjoyados!
Venid amigos,
¡contemplad este gozo!
 
Pronto florecerán los tulipanes del parterre.  
 
Jardín del Parterre, Aranjuez (fotografía CFB)

Jardín del Parterre, Aranjuez (fotografía CFB)

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Las cuatro estaciones

4 Respuestas a “Primavera en Aranjuez

  1. Ramon

    Te sigo con gusto,primo.Un abrazo.

  2. Carlos

    Un poema necesario. Un advenimiento que no llega. A no ser que creamos que también la lluvia -y el frío y el viento- son primavera. Es necesario crecer: abandonar el círculo de la oscuridad y prosperar en latidos de luz cuando germinan desde la raíz brotes y retoños. Se imagina uno desde el interior de la tierra el mar infinito del cielo -¡y tan azul!-. La música, como el aroma de las flores, nos ensalza y se vierte en tu poema con melodía de magnolios, los de nuestro amado Jardín. Feliz primavera aunque los corazones no estén para más fiestas. O acaso por ello mismo. Un abrazo. Carlos Manrique.

    • cecibustos

      Carlos:
      Un poema necesario, así comienza tu comentario. Tal vez no sea este el poema necesario, pero sí sigo compartiendo con Gabriel Celaya la «…poesía necesaria / como el pan de cada día» Aunque no siempre los versos sean perfectos y falte al rigor de la armonía, siempre sentiremos la profunda emoción de el rumor de la tierra renaciendo e inundando de aromas las jovencísimas cinturas de las vírgenes. Sí, amigo mío, dejemos un espacio para percibir el palpitar de la tierra, aunque lamentablemente no esté el horno para bollos.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un fuerte abrazo,
      Cecilio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s