Pablo García Baena Premio Internacional de Poesía García Lorca

Cecilio Fernández Bustos

 

Con sus ojos de transparencia líquida, con su nariz perfecta, sus orejas pequeñas, la frente despejada y el andar ligero, Pablo casi no pesa. Pareciera haberse vuelto rubio ahora. Es feliz.

Juana Castro

 

La noticia escueta —Europa Press— dice el poeta Pablo García Baena (Córdoba, 1923) ha sido galardonado este lunes con el IX Premio Internacional de Poesía Ciudad de Granada Federico García Lorca, dotado con 30.000 euros, al que optaban un total de 43 poetas de Hispanoamérica y España.

En abril de 2007, el ayuntamiento de Aranjuez, con la colaboración del Aula de Poesía José Luis Sampedro, concedió a Pablo García Baena el Premio Nacional de Poesía Real Sitio y Villa de Aranjuez al poeta cordobés, fundador del Grupo Cántico, Pablo García Baena. El hecho se significo con la instalación de un poema del premiado en la calle de las Infantas, en el bulevar  de la izquierda y frente al Centro de Nuevas Tecnologías.

De Pablo García Baena hemos hablado en otras dos ocasiones en este blog. El primero con la presentación del poema Jardín, instalado en la calle de las Infantas: (https://cecibustos.wordpress.com/2009/12/21/el-jardin-de-los-poetas/) y el segundo el 12 de mayo de 2009 con motivo de la concesión del Premio reina Sofía, (https://cecibustos.wordpress.com/2009/05/12/pablo-garcia-baena-en-aranjuez/

Pablo García Baena. Acto de recepción del Premio Nacional de Poesía Real Sitio y Villa de Aranjuez. Primavera, 2007

Decíamos ayer, en la presentación del poeta en el acto de entrega del Premio Nacional de Poesía Real sitio y Villa de Aranjuez, que «Pablo García Baena nace en Córdoba el 29 de junio de 1923. En 1946 —poeta más que en ciernes— publica su primer poemario, Rumor oculto, libro al que pertenece el poema Jardín que acabamos de instalar en la calle de las Infantas en homenaje a su creador. En 1947, junto con Ricardo Molina, Juan Bernier y otros poetas y los pintores Ginés Liébana y Miguel del Moral, fundan la revista Cántico que se situará, desde el primer momento, al margen de la estética dominante en la época. En declaraciones a Elena Matadazas en la feria Internacional de Guadalajara en 2006, García Baena dijo: Aquella fue una época muy difícil. Nosotros —los poetas de Cántico— nos encontramos con todo deshecho, a veces censurado por la política y apostamos por una poesía de acentuado sensualismo esteticista, barroca, sorprendentemente vitalista, que pudiera reflejar de alguna manera todo lo que se había perdido. Él y sus compañeros de aventura poética, con la creación de la revista Cántico (1947) convierten a Córdoba en el centro de la poesía andaluza y en ágora que va a irradiar una gran influencia en los poetas que estaban aún por venir, pero que serán capaces de descubrirles y aceptar su magisterio—citemos entre otros a Manuel Vázquez Montalbán, Guillermo Carnero, Pere Gimferrer, Félix de Azua, etc., poetas de los llamados “novísimos”; y otros, cómo no, Antonio Colinas y más tarde Luis Antonio de Villena y tantos otros que han encontrado en Cántico y especialmente en Pablo García Baena una excelente referencia con la gran poesía española de todos los tiempos.»

De Pablo García Baena, Jesús Aguirre dijo que es un escritor a espaldas de sueldos, famas y de modas, que siguió siempre el dictado de sus sentimientos. Pero su obra, ¡ay, su obra!, se ha levantado como una de las más nobles, bellas, ejemplares y singulares de la poesía española de todos los tiempos. Siempre he pensado yo, que los premios dignifican al premiado y que, de igual modo, los premiados dan dignidad a los premios. Para celebrar la alegría de nuestro amigo por el nuevo galardón recibido, traemos a este blog dos de sus poemas: uno de ayer, cuando el poeta era joven; otro de hace unos pocos años, más o menos de cuando anduvo por Aranjuez.

 

BAJO TU SOMBRA, JUNIO…
Bajo tu sombra, junio, salvaje parra,
ruda vid que coronas con tus pámpanos las dríadas desnudas,
que exprimes tus racimos fecundos en las siestas
sobre los cuerpos que duermen intranquilos,
unidos estrechamente a la tierra que tiembla bajo su abrazo,
con la mejilla desmayada sobre la paja de las eras,
la respiración agitada en la garganta
como hilillo de agua que corriera secreto entre las rosas
y los labios en espera del beso ansioso
que escapa de tu boca roja de dios impuro.
Bajo tu sombra, junio,
yedra de sangre que tiende sus hojas
embriagando de sonrisas la pared más sombría,
la piedra solitaria;
junio, paraíso entre muros, que levantas la antorcha de tus árboles
ardiendo en púrpura vesperal,
bajo tu sombra quiero ver madurar los frutos,
las manzanas silvestres y los higos cuajados de corales submarinos,
la barca que va dejando por los ríos lejanos sus perfumes,
los bosques, las ruinas,
las yuntas soñolientas por los caminos
y el zagal cantando con un junco en los labios.
Quiero oír raudal de los torrentes,
el crujido de las ramas bajo el peso del nido
y el resonante silencio de las constelaciones
entreabriendo sus alas como pájaros espumantes de fuego
al fúnebre conjuro de los nocturnos pífanos.
Bajo tu sombra quiero esperar las mañanas fugitivas de la frescura
Y los atardeceres largos como miradas
Cuando todo mi ser es un canto de amor,
Un cántico al amor entregado,
Mientras las manos se curvan sobre las espaldas desnudas
Y mis párpados se tiñen con el violento Jacinto de la dicha.   

 

(De Junio, 1957)

 

EDAD 
Si yo fuera mayor,
lo cual parece casi imposible,
amaría los ríos limpios entre las aneas,
el arco de las truchas,
las ocas paseando una tras otra por la orilla,
bobas y solteras como señoritas puritanas,
la campana sonando leja en la heredad,
todo como lo viera alguna vez
en un paraje nórdico.
Y allí, bajo el árbol de la vida,
sentarme a leer un libro hermoso,
ya leído.
 
Pero sí, soy mayor,
y amo aún lo que apenas si recuerdo:
la madrugada alta y su ginebra,
la nuca que termina en rizo último
entre mis dientes,
despertar con el alba y con el miedo
de no saber quién duerme entre las sábanas,
la ola blanca y fría dejándome en el cuerpo
la escarcha de los christmas,
su ventura augural del año nuevo.
Y a la mañana al sol, junto a la barca,
Leer el mismo libro de mis días.

 

(De Los campos Elíseos, 2006)

 

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Aranjuez existe porque existe el mundo

2 Respuestas a “Pablo García Baena Premio Internacional de Poesía García Lorca

  1. Carlos

    Cecilio.
    Me alegro enormemente por don Pablo, persona afable a la que tuve ocasión de conocer con motivo de la concesión del Premio de Poesía Villa de Aranjuez. Releer su obra es fuente de placer y de conocimiento. Calidad estética y calidez humana, que no siempre van de la mano, pero que en su caso son solidarias. Vaya desde aquí el afecto y las felicitaciones por quien supo luchar por la Poesía. Gracias, Cecilio, por la información. Entre tanto ruido es fácil que las cosas importantes pasen desapercibidas.
    Carlos Manrique.

    • cecibustos

      Carlos:
      Así es, estamos tan ocupados que, como dijera Camus, aquí ya no queda lugar ni para los grillos.
      Hace cinco años, Don Pablo tuvo un entrañable gesto aceptando el Premio (no era económico como el que le han otorgado ahora) y viniendo a estar con los ribereños y dirigirnos su palabra y leer sus versos. Pablo García Baena manifestó la gran satisfacción que le había producido la recepción del Premio que le otorgaba Aranjuez.
      Gracias por tu comentario. Quedaremos un día de estos junto al poema de él y del resto de los poetas que, junto a Joaquín Rodrigo, nos hablan en la calle de las infantas.
      Un abrazo,
      Cecilio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s