Pasan lentos los días 28

Cecilio Fernández Bustos

 

                                              

Al ocaso del día en que moriste

se acostó el sol en nubes de sangría,

en nubes agoreras que anunciaban

el tormentoso anhelo de los hombres.

Miguel de Unamuno

                                              

           

Ramillete 28

 

396)  Las personas, sanas o enfermas, son, ante todo, personas y merecen todo el respeto. Igualmente han de ser beneficiarias de la sociedad que debe aportar todo lo necesario para el restablecimiento de su salud.

397)  Hablando de estigmas: no existe ninguna relación fehaciente ni estadísticamente probada entre enfermedad mental y violencia. Lo que sí existe es una lamentable estrategia en la defensa de ciertos delincuentes.

398)  Si ahora resulta que el amor fuera del matrimonio no es pecado, ¿quién va a sacar del infierno a todos los condenados por el ejercicio de esa práctica? Y ¿qué va a ser de todos los clérigos que soportaron estoicos el sacrificio de no haber coyunda con mujer ni hombre alguno? Acaso no recuerdan ustedes aquellos tiempos, no tan lejanos, en los que clérigos y seglares perseguían a las parejas porque se amaban donde podían. ¡Sí, en la calle!, la casa de todos.

399)  No todo gasto conduce al agotamiento. También puede ayudarnos a crecer. Y si crecemos somos.

400)  La política alcanza su plenitud en la gestión de las administraciones públicas. Esto es así, ¡claro está!, en los Estados de derecho y democráticos.

401)  Los funcionarios y los trabajadores de las diversas administraciones públicas no tienen, por serlo, que renunciar a sus personales preferencias. Sin embargo, si tienen que renunciar a ser ellos, en tanto que empleados públicos, los artífices de una política de confrontación con la que tratar de suplantar a los representantes políticos. Son estos últimos, los elegidos por los ciudadanos en las urnas, los  responsables de gestionar sus programas. Mas, el funcionario público, si será responsable de filtrar la gestión de los políticos de acuerdo a lo establecido por la norma y al ejercicio de la ley.

402)  Así, pues, los políticos electos no deberán forzar, sustrayéndose a la norma legal, las conductas laborales de los funcionarios y trabajadores de la administración. Es posible que unos y otros se vean envueltos en más de una contradicción, que deberán resolver de acuerdo a lo establecido por la norma.

403)  ¡Corred, corred, que viene la demoscopia a decir que somos pobres!

404)  Esta mujer que cuece el pan dando besos a la masa y acariciándola suavemente con las manos. Esta mujer que enamora a la luna con sus ojos. ¡Sí, esta mujer!

405)  Soy lo que soy. Lo mismo en sueños que en vigilia. Lo mismo en el trabajo que en la casa. Eso soy, lo que soy.

406)  Contempla el agua en el remanso, está quieta y su superficie apenas si acusa el leve tacto de un insecto. Mas una leve brisa riza esta superficie y ya no me sirve como espejo. Y si el viento arrecia y cae la lluvia, el agua pierde del todo su estabilidad y nos muestra en miniatura el terror del mar. Así la sociedad, amigo mío, cuando se enturbia y encenaga de injusticias y opresión, merece un fuerte grito: ¡No!

407)  La arbitrariedad es el gran fraude de las promesas; siempre guarda en la bocamanga el nido de las mentiras.

408)  El la punta sutil del cinismo nos amenaza de muerte.

409)  El expolio y la explotación modernos también encuentran justificación en el amor al prójimo: tráenos tus ahorros que los convertiremos en oro, para ti, dicen los bancos y luego, cuando queremos recuperar nuestro sudor de años, nos muestran ese horror de la letra pequeña.

410)  ¡Qué vieja es la humanidad! Y aún persisten las mismas razones para justificar el expolio, las guerras y las matanzas: el amor al prójimo.

411)  Como a Roma, también a la muerte conducen todos los caminos.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo De este caminar

4 Respuestas a “Pasan lentos los días 28

  1. Del ramillete, me quedo con la rama 404: ¡Una maravilla!
    Un abrazo, Cecilio.

    • cecibustos

      Beatriz:
      No todo ha de ser duda o dolor. La belleza y su contemplación deben sentarse al banquete de la vida. La belleza es gratuita pero no superflua. Y es bueno compartir el pan y la belleza.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo,
      Cecilio

  2. Carlos

    Cecilio: parece que la humanidad ha recorrido un corto tramo en su estadio evolutivo aunque es mucho lo recorrido. No se pueden dar por perdidas las batallas antes de pelearlas y lucharlas. Los tiempos que corren no permiten ni la indiferencia ni la apatía. No es posible ni la indiferencia ni el apoliticismo. Cumple el compromiso ético y social. Tu poesía -como tu pensamiento- remite a lo mejor del Humanismo -una doctrina tan desprestigiada hoy por esos maquiavélicos y retorcidos personajillos que inundan la política con su medriocridad-. Cumple escuchar y atender a las verdades que señalas en esta nueva entrega de los ramilletes como verdades laicas de obligado cumplimiento. Me preocupa que los lectores nos quedemos solo en la superficie de los textos. Hay que ir más lejos. A la acción política. A la protesta que como ciudadanos tenemos derecho. Tal vez si ejercitásemos nuestra libertad, la impunidad de que goza la mala clase política comenzaría a declinar ahora que toca apretarse el cinturón a los que siempre tienen que tirar del carro. Carlos Manrique.

    • cecibustos

      Carlos:
      Me cuesta mucho universalizar conceptos. ¡Yo creo en la política! Creo que los pueblos deben estar organizados, bien organizados y que el Estado debe ser la base de esa organización. Sí, el Estado ha de ser el garante de la prestación de servicios a los ciudadanos más allá de toda maldición bíblica: ello es que hay que compartir el pan y la sal.
      Si nos desmontan el Estado y nos dejan ahí, en la fría calle, para que nos disputemos las migajas que caen de la mesa del rico, mal servicio harán aquellos políticos que detentan el poder en ese momento. Es el Estado quién debe garantizar los servicios públicos: salud, educación, atención social, justicia.
      La Constitución Española de 1978, la que nos integra y ampara hoy, lo dice en su Artículo 1: «España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.» He ahí una fuente de la que beber.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo,
      Cecilio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s