Pasan lentos los días 27

Cecilio Fernández Bustos

 

                                              

 

—Sí —respondí—. Un libro debería ser un hacha para romper el   mar congelado de nuestro interior.

J. M. Coetzee

                                                                                

Ramillete 27

 

381)  La Administración no es una empresa privada. Nadie debería someter sus objetivos ni su organización a los principios de la propiedad privada. Tampoco es una empresa cuyo objetivo principal sea el de generar riqueza para retribuir al capital y a los accionistas. La Administración es el principal instrumento de que disponen las sociedades democráticas para generar ‘todos’ los servicios que ‘todos’ los ciudadanos precisan y cuyo coste deberá ser financiado por ‘todos’, en función de lo que la sociedad nos gratifica en cada caso. Así, han de pagar más los que más tienen, pero los servicios deben ser universales e iguales. El que pueda y quiera podrá operarse una cardiopatía en los Estados Unidos, pero ‘todos’ los que precisen de una intervención quirúrgica, tendrán respuesta en su país de residencia al máximo nivel. El que quiera y pueda costeárselo estudiará en cualquier universidad del mundo, pero ‘todos’ los ciudadanos, sin excepción, dispondrán de educación a todos los niveles en su país de residencia. El que pueda y quiera, podrá costearse en privado todos aquellos servicios que le sean precisos para atender a sus problemas de dependencia, pero ‘todos’ los ciudadanos dependientes deberán tener garantizados aquellos servicios mínimos que les permitan vivir con dignidad. Garantizar estos y otros derechos es la más alta dignidad de los objetivos que han de cumplir las Administraciones públicas. De eso se trata, ¡de derechos!

382)  Cuando se apaga la luz, todos quedamos a oscuras. Sí, también aquel, el que maneja la llave para apagar y encender. Porque la luz es de todos, pero la tiniebla también. Y aunque fabriques pan, si no se puede comprar ni cambiar, te lo comerás tú solo y aquellos que te lo guardan. ¡Hasta cuando!

383)  Tócala otra vez, Sam. Tal vez, oyéndola, recordemos que siempre hubo un ayer y que, ¡se ha dicho tantas veces!, todos nacimos desnudos.

384)  Era alta, delgada pero no escuálida. Sabía mirar y caminar, y su sonrisa recordaba las noches de agosto en el hemisferio norte. Nunca amó la guerra y su voluntad fue siempre pacífica. Me enseño a leer que es tanto como enseñarme a vivir.

385)  La soledad es fría como tiniebla y en ella habitan la muerte y el olvido.

386)  Tanta virginidad por conocerlo y el mundo yace herido.

387)  Rayo de luz que es daga sobre la mota de polvo del óxido antiguo de la vida.

388)  ¡Pronto, corriendo, levantar ese pararrayos, que amenaza la gran tormenta! No os dais cuenta, ¿qué no tiene ninguna importancia?, ¿cómo que no tiene importancia? Aunque no lo veáis está sucediendo. Nos mienten, nos engañan, nos roban el pan y la vida. Pensad: no es solo la prima de riesgo, hablamos de la gran estafa.

389)  Si están seguros, los advenedizos se recrean en su suerte, pero si aparece la amenaza de una pérdida, se contraen como los caracoles al sol si los rozas levemente.

390)  Pese a las razones de Pascal Bruckner, de nuevo el proletariado, que yacía bajo el tergal de la ropa nueva, vuelve a cargar con las miserias del mundo. Y esto sucede hoy de forma infalible en España.

391)  De nada ha servido la historia, por más que se disimule y suavice, de nuevo nos amenaza el totalitarismo. 

392)  No solo el dinero se blanquea, también se hace esto con el crimen: ¡No vemos como nos salpican la sangre de Siria y otras muchas!

393)  En muchas ocasiones resulta difícil comprender. No solo porque tú, torpe y obtuso, no seas capaz de entender. Un discurso se hace inteligible cuando: primero, el que habla no sabe de lo que habla y, segundo, cuando el orador no sabe hablar. Ambas circunstancias suele coincidir frecuentemente.

394)  El buen orador es aquel que lleva la luz en el macuto de su saber y de su experiencia. Con esas herramientas está en condiciones de decir —hágase la luz— y la luz se hace. Luego, compartiremos o no lo dicho por el orador. Pero esto, ¡qué duda cabe!, esto es otra cosa.

395)  Si caminas despacio podrás esquivar el bache y no te clavaras las espinas del camino. Si, por el contrario, vas muy deprisa, adelantándote a la mirada, corres el riesgo de estrellarte y, tal vez, hacerte y hacer mucho daño. Adecua tu velocidad a tu capacidad de ver.

 

“Fachada nº 2″. Aranjuez, 2012 (fotografía, CFB)

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo De este caminar

4 Respuestas a “Pasan lentos los días 27

  1. Carlos

    Cecilio:
    vivimos unos tiempos oscuros, siniestros, donde se juega con el bienestar de las personas. Habrá que reivindicar la decencia y la redistribución de la riqueza. Emplear la política en su sentido más noble y justo. Sin embargo, las conciencias están moldeadas para aceptar la desigualdad y la imposición. Siempre habrá ricos y pobres. Lógicamente muchos más pobres que ricos. El budismo instruye a sus fieles en la negación de todo deseo material. Para qué vas a querer un coche o una casa. O una escuela o un hospital. No sé si este mensaje de la resignación habrá terminando calando en los próceres y sátrapas que gobiernan los llamados tigres asiáticos. En Banghok he visto kilómetros y kilómetros de arrabales miserables donde se hacinan los desheredados de la tierra. En torno al río la ciudad enmascara sus contradicciones en centros comerciales de lujo y en autopistas de peaje de ocho o más carriles. El pastel de la riqueza es pequeño y la población mundial crece exponencialmente. Evidentemente los que pueden controlar el sistema financiero mundial han devaluado el término democracia. La ciudadanía, harta de tanto político corrupto y mangante, no sabe cómo castigar los usos torticeros de aquellos que se presentan como salvadores o redentores de la patria. La única patria que les interesa es el dinero. Otras formas de vida son posibles. En las aldeas de Laos he visto a niños jugando en las calles improvisadas de los poblados, contentos y felices, ajenos a la tragedia que se desarrolla allí mismo, junto a sus vidas. Sentimientos encontrados. Confusión. No sé qué salida tendrá esta crisis, pero los efectos colaterales somos cada uno de nosotros. Mientras, los de siempre respiran satisfechos y se fuman buenos puros.

    • cecibustos

      Carlos: Los mensajes de todas las religiones invitan a que los ciudadanos nos crucemos de brazos y demos a Cesar lo que es del Cesar… No obstante, cuando emergen los grandes intereses de las religiones y sus aláteres, ya no convidan a la pasividad sino a la acción y, en tantas ocasiones, ¡qué acción! Ahora, querido amigo, navegamos por un mar de confusión donde los malabaristas de las cifras nos taladran el cerebro. No, no deberíamos olvidar que tras las cifras habita el hombre y es ésta, la de olvidarnos de las personas que habitan detrás de los 400 euros, una de las grandes tentaciones. Una ministra habla de cifras y cita, como pretexto, a esas familias que, dice ella, ingresan 8.000 € al mes, ¿conoces tú alguna de esas familias entre tus compañeros de trabajo? En todo caso, a mí me preocupa el avance del descrédito de la política y de los políticos, todavía creo en la política y en la democracia, ¡ay de los hombres cuando esto falta! Sí, a los políticos hay que exigirles que trabajen fuerte al servicio de los ciudadanos. Fuerte, gobiernos y oposición, no para salvarse ellos. El profesor Rafael del Águila, ya fallecido, dice: «Los seres humanos han sido definidos por filósofos o antropólogos de muchas maneras. El hombre, dicen, es un animal que habla, un animal que usa herramientas, un animal que sabe de su propia muerte, un animal que ríe, incluso el único animal que guisa. Pero indudablemente también un animal que se justifica, que busca pasa sí y sus acciones justificación, sentido, un valor o una escusa que pueda esgrimir frente a los demás o ante sí mismo.» ¡Sí, que se justifiquen los responsables, todos! Tu trabajo es hermoso, ignoro si aún se os puede llamar educadores a los enseñantes. Yo seguiré considerando que sois maestros. Hermosísima palabra, ¡Maestro! Muchas gracias por tu comentario. Un fuerte abrazo. Cecilio

  2. Sobre una mesa llamada textualmente “paz”, textualmente “democracia”, se vierte el liquido monetario que resbala y se dispersa mejor sobre la lisa superficie. Hércules Poirot lo argumenta en el Oriente Express: “Todo estaba en silencio y en paz. En silencio sí, en paz no..porque a las diez, se cometía..un a s e s i n a t o”. En paz no pero sobre la mesa del silencio ocurren los desmanes del primer mundo. El súbdito escucha a la pirámide que emite mensajes, señuelos, argumentos ininteligibles: no sabe de quién es la voz que muda pero si entiende que le toca pagar y transigir: la pirámide sí es clara en su “tú, tú, tú”. En el otro mundo (sirio) la pirámide no emite ondas sino que a su antojo se desploma sobre el súbdito causándole la muerte, es más claro así (pero qué verguenza!!). Hoy aparecía hablando un viceconsejero español de no se qué culminado después el título de su viceconsejería con muchas siglas separadas por guión intermedio: ¿quién puede decir exactamente quién es esa persona?. Ahora por ejemplo sale mucho Pons y sale poco González Veracruz, mañana cambian los actores tam tam tam todos atentos tam tam, nadie sabe exactamente lo que dicen (¿quién lo recordaría al día siguiente?) pero diablos: cuanto tiempo se pierde cada día escuchando tantas cosas irrelevantes. En el Orient Express todos son culpables, han dado con la daga en el mismo individuo pero ay! en este tren de la crisis ¿a quién clavarle la daga?, La pirámide emite sentimientos de culpa entre sus súbditos, emite vapores que ocultan a los sacerdotes, inventa términos numéricos como “¡600!” cómo antes inventaba términos ideológicos como slogan ante tanto vapor. Ni siquiera existe la pirámide (pero existe), en el otro mundo te matan, en ambos crujen las placas tectónicas de la ambición, de un sistema que escribe con renglones torcidos, adquiriendo formas sinuosas y sorprendentes para permanecer en el vértice superior. ¡Gracias gran Cecilio, otro día hablamos de fichajes, qué remedio!

    • cecibustos

      Daniel: Ya puestos, como en el comentario anterior, traemos aquí una cita de Rafael del Águila, de un interesante libro publicado en 2008 por Taurus, analizando la tragedia humana de ruina y muerte que ha sido el siglo XX dice «En este tipo de fenómenos hay algo más que un grupo de malvados psicópatas, con poder omnímodo, asesinando a unos ciudadanos y engañando a los demás. Mucho me temo que estas brutalidades políticas proceden del corazón mismo de las creencias humanas. De la fe ciega en ciertos principios, de la ideología consoladora, de los grandes proyectos de ingeniería social. Los ideales constituyen el cemento que sirve para unir las piezas de los exterminios.» Y es cierto, siempre es más fácil matar, aunque sea de hambre, a aquellos que no tienen sobre sí la protección de un estatus que, como aquellos otros, se vienen otorgando a sí mismos desde tiempos inmemoriales, tal vez desde qué se inventara la primera herramienta para controlar la conciencia de la tribu —¡el misterio enlazado con el miedo!— Después descubrieron otra herramienta —tal vez la quijada de un asno— que sirve para matar y, ¡cómo no!, se la anexionaron y la utilizan para matar y, ya puestos a la tarea, utilizan la muerte para segregar y excluir. ¡De la misma forma utilizan el hambre y la enfermedad! Así, dueños del misterio y de las armas, dan un segundo y hasta hoy definitivo paso, se apoderan del hambre y de los sueños de todos los humanos —los otros— que han dejado fuera de su particular banquete y los mueven y zarandean a su antojo. Gracias Daniel, espero un tiempo y un espacio para charlar de estas cosas y de las otras pendientes. Dorian Gray, por ejemplo. Un abrazo, Cecilio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s