En el Día Mundial de la Poesía

  

«En un mundo que está en plena mutación, sacudido por un vértigo de cambios y transformaciones sociales, los poetas acompañan los movimientos cívicos y atinan tanto a sacudir las conciencias por las injusticias del mundo como a conmoverlas por su belleza. Nosotros vemos también las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías y los breves mensajes que circulan por las redes sociales para conferir un nuevo aliento a la poesía y favorecer la creación y el intercambio de poemas o versos capaces de dilatar nuestra relación con el mundo.»

Mensaje de la Sra. Irina Bokova, Directora General de la UNESCO,
con motivo del Día Mundial de la Poesía, 21 de marzo de 2012

                                

 

Un poema de Claudio Rodríguez

 

A la respiración de la llanura

 
¡Dejad de respirar y que os respire
la tierra, que os incendie en sus pulmones
maravillosos! Mire
quien mire, ¿no verá en las estaciones
un rastro como de aire que se alienta?
Sería natural aquí la muerte.
No se tendría en cuenta
como la luz, como el espacio. ¡Muerte
con sólo respirar! Fuera de día
ahora y me quedaría sin sentido
en estos campos, y respiraría
hondo como estos árboles, sin ruido.
Por eso la mañana aún es un vuelo
creciente y alto sobre
los montes, y un impulso a ras del suelo
que antes de que se efunda y de que cobre
forma ya es surco para el nuevo grano.
Oh, mi aposento. Qué riesgo del alma
éste con el que doy mi vida y gano
tantas vidas hermosas. Tened calma
los que me respiráis, hombres y cosas.
Soy vuestro. Sois también vosotros míos.
Cómo aumentan las rosas
su juventud al entregarse. ¡Abríos
a todo! El heno estalla en primavera,
el pino da salud con su olor fuerte.
¡Qué hostia la del aliento, qué manera
de crear, que taller claro de muerte!
No sé cómo he vivido
Hasta ahora ni en qué cuerpo he sentido
pero algo me levanta al día puro,
me comunica un corazón inmenso,
como el de la meseta, y mi conjuro
es el del aire, tenso
por la respiración del campo henchida
muy cerca de mi alma en el momento
en que pongo la vida
al voraz paso de cualquier aliento.   
                                      (De Conjuros, 1958)
 
  CLAUDIO RODRÍGUEZ         Claudio Rodríguez nació en Zamora el 30 de enero de 1934. Tras una vida ungida por la sencillez de una humanidad entrañable, murió en Madrid el 22 de julio de 1999. Licenciado en Filología Románica por la Universidad de Madrid, fue lector de español en las universidades de Nottingham y Cambridge de 1958 a 1964.              Su primer libro, Don de la ebriedad, publicado en 1953, fue premio Adonais de Poesía; en 1965 obtuvo el Premio de la Crítica y, en 1983, el Nacional de Poesía; en 1993 obtiene el premio Reina Sofía de Poesía y, en ese mismo año, el  Príncipe de Asturias. Además, nuestro poeta –poeta extraordinario–, era académico de la lengua desde 1987, aunque su discurso de ingreso lo demoró hasta 1992.

         Publicó los poemarios: Don de la ebriedad (1953), Conjuros (1958), Alianza y condena (1965), El vuelo de la celebración (1976), Casi una leyenda (1991). En edición facsimilar a cargo de Luis García Jambrina, en febrero de 2005, vio la luz AVENTURA, el libro en el que trabajaba Claudio Rodríguez cuando le sorprendió la muerte.

 

 

¡No le toques ya más, / que así es la rosa! Juan Ramón Jiménez (CFB / Aranjuez, primavera de 2009)

Anuncios

12 comentarios

Archivado bajo Poesía

12 Respuestas a “En el Día Mundial de la Poesía

  1. ¡Que no perdamos nunca la poesía escrita y lo poético en el arte y en la vida! Un abrazo

    • cecibustos

      Elvira:
      En ello andamos, leyendo, releyendo y viviendo. Y escucho y contemplo las imágenes, las palabras y los silencios que llegan con la poesía y con todo el arte. Evito la sordera y busco el magisterio de quienes veis y mostráis lo visto.
      Gracias por tu comentario.
      Un beso,
      Cecilio

  2. Un día para la poesía, yo le dedico los 365.
    Y esa rosa…
    La rosa,
    la inmarcesible rosa que no canto,
    la que es peso y fragancia,
    la del negro jardín en la alta noche,
    la de cualquier jardín y cualquier tarde,
    la rosa que resurge de la tenue
    ceniza por el arte de la alquimia,
    la rosa de los persas y de Ariosto,
    la que siempre está sola,
    la que siempre es la rosa de las rosas,
    la joven flor platónica,
    la ardiente y ciega rosa que no canto,
    la rosa inalcanzable.
    Jorge Luis Borges
    Un abrazo de otoño para esa primavera que llega.

    • cecibustos

      Beatriz:
      ¡Cuánta emoción! —Es la poesía —dijo el ángel de Rilke— Y Borges y la rosa y la primavera, que aquí empieza y en tu tierra ya pasó, en su momento justo de rotaciones planetarias.
      ¡Sí, pararan las primaveras, todas! Mas, ya lo dijo Bécquer, mientras haya en el mundo primavera…
      Gracias por tu comentario.
      Un beso,
      Cecilio

  3. Loli

    Cecilio:
    Feliz acierto la entrada que dedicas a la celebración del día mundial de la poesía. También son de Claudio Rodríguez estos versos:

    Perdón, porque tú eres
    amigo mio, compañero mio.
    Tú, viejo y maldito cómplice
    ¿El menos traicionero?

    Un beso
    Lol

    • cecibustos

      Loli:
      La poesía, Loli, también hace travesuras y hay, ¡cómo no!, poemas traviesos a los que cuesta encontrarles el sentido. Y es del temblor del miedo, ¿qué miedo?, del que nos habla el poeta: “Vamos, amigo mío, miedo mío. / Mentiroso como los pecadores, / ten valor, ten valor.”
      Gracias por tu mirada y por tu palabra.
      Un beso,
      Cecilio

  4. Rocío Wittib

    Querido amigo,

    Celebro con vos la poesía. La misma que celebramos día tras día y nos mantiene unidos hace ya un tiempo.
    Que florezca la primavera en tu corazón.

    Un beso otoñal bien grande y salud!

    • cecibustos

      Rocío:
      ¡Celebremos la celebración de la poesía! Y celebremos también que la juventud, tu juventud, esté ahí para garantizarnos la pervivencia de la poesía. Porque las emociones, como el rayo, a todos nos alcanzan, pero es solo el poeta quien puede fijar la permanencia de ese rayo.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un beso,
      Cecilio

  5. Carlos

    Cecilio: gracias por recordarme que existe El Día Mundial de la Poesía en estos días en que no tiengo tiempo ni para cortarme las uñas, experiencia que ya relaté como casi una metáfora de estos aciagos días de premeditada crisis que los reguladores del sistema han programado para todos nosotros. Por eso es necesario una Poesía de la Belleza sin olvidarse de una Poesía del Compromiso. Una Poesía que nos hace partícipes de la cofradía del género humano y de la solidaridad y del amor y del afecto y de la corcordia y la paz entre los pueblos. Una Poesía que pueda hacernos olvidar la barbarie -o mejor, que la destierre-. Buenos deseos para hacer de la vida un jardín donde transitar lentamente por los crepúsculos. Una invitación al silencio para no revelar el secreto antes de tiempo. Brindemos, pues, Cecilio, por una comunión orgiástica de la Primavera y de la Poesía, hermanadas en este canto de luz y de emoción impresa. Un abrazo. Carlos.

    • cecibustos

      Carlos:
      Así sea, amigo mío, sobre todos los asuntos de la cotidianidad la vida vivida y por vivir. Nunca viene mal una cierta renovación y qué mejor momento que el advenimiento de la primavera. Desde mi ventana, cuando esto escribo, contemplo un cielo limpio, sin una pequeña mota que me distraiga y, como no hace frío, ni la leve señal del paso de un avión.
      ¡Mas la vida bulle y los poetas mueren! —Sostiene Tabucchi.
      Un abrazo,
      Cecilio

  6. “Aunque nada pueda devolvernos la hora del esplendor en la hierba y de la gloria en las flores no nos afligiremos, sino que sacaremos fuerzas de lo que aún nos queda. En la primordial compasión que siempre ha existido y existirá, en el consuelo que aflora de todo sufrimiento humano, en la fe que va más allá de la muerte; gracias al corazón humano por el que vivimos, gracias a su ternura, a sus alegrías, a sus temores, para mí, la más insignificante flor que brota puede provocar pensamientos demasiado profundos para las lágrimas”
    ..de la película “El río de la vida”, de R.Redford

    Ya ves Cecilio, una flor que brota. que así es la rosa. ¡Muchos abrazos!

    • cecibustos

      Daniel:
      En 1961 yo tenía casi los mismos años que Natalie Wood y contemplé con cierto deslumbramiento su “Esplendor en la hierba”. Aunque donde me cautivo definitivamente fue en “West Side Story”. No todos los poetas entiende que el poema deba coincidir con nuestras vivencias, pero no cabe duda de que el romántico certifico ese momento, de nuestras historias personales, en que vivimos nuestro particular esplendor en la hierba.
      Muchas gracias por una entrada tan certera y oportuna.
      Un fuerte abrazo,
      Cecilio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s