En la muerte de Antoni Tapies

Cecilio Fernández Bustos

Ayer, 6 de febrero de 2012, ha muerto en Barcelona, ciudad en la que nació, Antoni Tapies, lo dicen los medios de comunicación y se repiten las crónicas y las necrológicas. Se trata del autor de una de las obras plásticas que más han integrado la libertad y la poesía, atributos inherentes a la esencia del arte.

                «Toda obra de arte, como de cualquier tipo, es de un tiempo, de un lugar y de un hombre»[1] Tapies había nacido en Barcelona el 13 de diciembre de 1923.  Así, el personaje y su obra, han sido, durante los duros tiempos de la dictadura, una de las más altas afirmaciones de vinculación con un humanismo libre y responsable. El arte, así entendido, nos dignifica y nos eleva, nos humaniza y hace libres.

                Desde este blog quiero dejar constancia del respeto y admiración que he sentido y siento por la obra y por el creador, Antoni Tapies, que siempre supo lo que buscaba desde la intuición y el convencimiento teórico.

                Tapies elaboró una poética de la materia, desde la conmoción y el deslumbramiento. Conmoción y deslumbramiento que nos ofreció como homenaje a la libertad.

                Sí, amigos lectores,  ayer ha muerto Tapies, pintor poeta de las materias y de los materiales, que buscaba los sonidos y los rastros de la luz en sus alucinaciones plásticas. ¡No hay que llorar! Hay que felicitarse por haber coincidido en el tiempo y el espacio con un artista tan excepcional, lo que nos ha permitido seguir la huella de su trabajo.

 

Antoni Tapies.- Gris con tres rayas rosas, 1964 (propiedad privada)


[1] Alexandre Cirici.- TAPIES. Testimonio del silencio.- Ediciones Polígrafa. Barcelona, 1973

Anuncios

12 comentarios

Archivado bajo De pintores y otros artistas

12 Respuestas a “En la muerte de Antoni Tapies

  1. Loli

    Es ley de vida, pero sientes la muerte de un hombre que ha sido excepcional artista y un humanista destacado del siglo XX. Me gusta este homenaje a Tapies y a la libertad.
    Un saludo.

    • cecibustos

      Loli:
      Sí, amiga mía, Tapies ha sido, como otros grandes innovadores de las expresiones plásticas, un fenómeno que trasciende la sordomudez crítica. A mí me entusiasman algunas de las obras de este creador, como me emocionan las obras de Mark Rothko, Jackson Pollock o Christo.
      Un beso,
      Cecilio

  2. Quizá Tapies alumbró un nuevo camino para la pintura pues su pintura se parece poco a la consensuada. Lo que pasa es que a lo mejor no le hemos preguntado bastante y ahora se ha ido llevándose el secreto. Ahora será más fácil para todos volver a la senda de la figuración, el salvavidas. Lo que pasa es que estas noticias entran como un rayo en el eco del campo seco pero tumultuoso de la crónica informativa. Entran para brillar un día y siempre queda ese desconsuelo de ocasión perdida, de sabio que se fue con su mirada sin cambiar del todo la historia de su oficio. Y esto es porque artista y público se cambian a la vez y el público está a otra cosa por muy grande que sea el arte. Una nueva pintura y una nueva idea, quedan en el aire como el secreto de la Naturaleza que Tapies pudo conocer pero que quizá alguien junto a nosotros conozca todavía. Por qué no abrir los ojos y mirar por si andan cerca aún vivos esos sabios. Que cambie el foco de la noticia, ya está bien…que Tapies y otros también sean quienes hablen y a quienes se escuche.
    Abrazos enormes Cecilio

    • cecibustos

      Daniel:
      Tú lo sabes bien, en arte, el siglo XX ha sido un siglo revolucionario. Dirás que también lo fue el XIX y no seré yo quien te quite la razón. Fíjate lo que se acaba de pagar por “Los jugadores de cartas” de Cézanne. Y no digamos del entusiasmo que a ti y a mí nos producen los empaquetamientos de Christo. Al final podríamos concluir que, pese al consenso de la mirada publicitaria, el arte siempre es revolucionario.
      Hay artistas, entre los que yo situó a Tapies, que nos ofrecen no solo un cuerpo plástico de excelente calidad, sino que, al mismo tiempo, también nos ofrecen un camino para encontrar nuevas miradas sobre la esencia de la creatividad y un nuevo espíritu para contemplar el mundo.
      Daniel, gracias por tu comentario.
      Un abrazo,
      Cecilio

  3. Teresa Ordinas

    Precioso comentario, Cecilio. No deja indiferente la muerte de Tapies. Me gusta tu frase final: no hay que llorar, sino felicitarse por haber coincidido en el tiempo y el espacio con un artista tan excepcional. Lo suscribo.
    Y agradezco que compartas tus reflexiones con los amigos.
    Un gran abrazo, Teresa

    • cecibustos

      Teresa:
      Gracias, muchas gracias por un comentario tan cercano a mis propósitos. Aunque Tapies ha ido dejando huellas de sus sueños y su visión de la realidad ha llegado a mostrarnos el objeto puro —en algunos cuadros ha puesto algún vegetal, por ejemplo arroz—, en ocasiones, en algunos de sus cuadros es como si, me permito citar a Avelino, “Los hachazos de los leñadores resuenan más secos en el monte distante”.
      Un beso,
      Cecilio

  4. Una gran pérdida para el arte. Debo decir que algunos de sus cuadros me gustan mucho y otros no. Tuve la suerte de ir a su casa hace unos años, y allí vi el cuadro suyo que más me ha gustado de todos. Lo tenía colgado sobre una cómoda, creo recordar. ¡Fantástico!!! Me encantaría tener una foto, porque ya se me ha desdibujado de la memoria.

    Un abrazo

    • cecibustos

      Elvira:
      Sí, la obra de Tapies se presta a múltiples valoraciones y, efectivamente, hay cosas que entusiasman y otras que nos dejan muy fríos. No obstante, hubo un tiempo en el que, la obra de determinados artistas nos dejaba con la boca abierta. Al fondo estaban Picasso, Miró, Dalí. Y entre otros, con mucha fuerza, Chillida y Tapies. Tal vez las últimas generaciones, los más jóvenes, no estén teniendo oportunidad de descubrir a estos artistas. Yo espero que en algún lugar prenda la idea de montar una gran muestra sobre la obra de Tapies.
      Gracias por un comentario tan sincero.
      Un abrazo,
      Cecilio

  5. Carlos

    Cecilio:
    me enteré de inmediato esa misma noche mientras cenaba escuchando las noticias. No obstante, te diré que he visto pocas obras de Antoni Tapiès en los museos “in situ”. Por lo tanto, mi conocimiento de su pintura es, podría decirse, en cierto modo, una “experiencia teórica”. Me acerqué al personaje a través de entrevistas, documentales y reportajes o crónicas sobre sus exposiciones o su cuadros. Pero nunca me convenció del todo. No sé: no entendí sus experimentos y esa textura de la materia y del sonido de la que tú hablas. Quizá fue para mi en exceso vanguardista y su filosofía zen me pareció un adorno en tiempos de mercado. Quizá entiendo el arte como artesanía, como técnicas que exigen un conocimiento y una destreza, el verle derramar cubos de pintura sobre el lienzo no me aportaba nada. Me he quedado ciego sin ver nada ante los cuadros de Tapiès -me pasa con muchos otros pintores del siglo XX y me temo, también, con la gran mayoría de los pintores del XXi-. Creo que más que pintura y arte hay mercado y especulación. A veces esta nueva pintura me parece un remedo o un conjuton de garabatos: un juego de niños ricos que disfrazan el arte de otra cosa. No llegué a entender la pintura de Tapiès y es una pena porque entiendo que a ti te gusta y si a ti te gusta es que es bueno y es una insuficiencia mía, un modo de no saber ver -escudriñar- esa belleza en la acumulación de la materia sobre un cuadro sin perspectiva ni texto. Un arte que ha devenido forma -puro envoltorio-. Después de las vanguardias clásicas, no sé si se ha inventado algo en la pintura moderna. Supongo que, algún día, cuando el temporal amaine, tendré que enfrentarme en “directo” a la poesía de la pintura de Antoni Tapiès. Tal vez, entonces, pueda sentir algo de lo que tus palabras emocionadas me acercan, y me da pena por mí mismo, por mi ceguera, por mi alejamiento de esa modernidad cuyo lenguaje me es tan ajeno, y ya se sabe que para que pueda producirse un acto de comunicación, entre dos o más personas, es necesario compartir el mismo código. Tal vez a partir de tus palabras llegue a intuir la plástica de un humanismo que no encontré nunca en el personaje. Un saludo. Carlos.

    • cecibustos

      Carlos:
      Ya sé yo que la obra de Tapies es polémica. Lo ha sido, lo es y lo será también ahora que el creador ya terminó su tarea. Y me gustará hablar contigo sobre sus cuadros y, si tenemos oportunidad, ver alguno de los que, a mí, más me han impresionado.
      Tapies, tapia—no creo fuera nunca lápida más allá de la que ahora pueda cubrir su tumba—Muro, sí, óptimo para la reflexión. Un poeta, Antonio Colinas —también Antonio como nuestro pintor— tiene entre sus poemas varios muros; en uno de ellos, “Junto al muro”, de “Desiertos de la luz” (Tusquets, 2008), dice: “Vuelve tu rostro hacia el muro, cierra / los ojos y los labios: sólo escucha.”
      Una vez más te doy las gracias por leer lo que escribo y donarme tu opinión.
      Un abrazo,
      Cecilio

  6. Querido Cecilio,
    A veces pienso que me llevaría a una isla desierta y creo que una de esas cosas sería esta página web que me garantizarían muchas horas de distracción en la soledad del naufrago:
    http://www.rtve.es/podcast/radio-nacional/documentos-rne/
    Se trata de los reportajes sonoros de 1h de duración del programa del sábado a las 15h y que luego archivan aquí. Pues bien, si abres la página, el número 3 está dedicado a Antoni Tapies. No será éste seguro el único reportaje que te interese..
    Hay maneras y maneras de irse deserticamente a una isla..
    Ah!..Me hice el encontradizo el sábado en el puesto del mercado al que vas pero muy pocas horas estuve en aquella, esta, Aranjuez..

    Un abrazo muy grande,
    Daniel

    • cecibustos

      Daniel:
      Gracias por el homenaje, siempre lo es ser acogido en una isla desierta. Gracias también por la referencia al programa de radio nacional. Ya lo he localizado y he oído el principio. Lo escucharé integro esta tarde. Seguiré con el de Villanueva, no solo por él y sus vínculos con Aranjuez, sino porque también me ha interesado siempre Chueca Goitia y Santiago Amón con el que coincidí en diversas ocasiones en Madrid y también en Aranjuez.
      No suelo ir los sábados al mercado, lo de aquel día se motivó por la búsqueda de un ojo, de vaca o de cordero, que necesitaba una de mis nietas para un trabajo escolar.
      ¡Cuando andes por aquí, llámame! Hablaremos de Tapies y de la poética de la materia.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo,
      Cecilio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s