Blanca Prieto. Exposición en Palencia

Cecilio Fernández Bustos     

 

                                                 estás sintiendo ahora
                                                           este aire de meseta, el que más sabe,
                                                           el de tu salvación que no se oye
                                                           porque tú eres música.

                                                           Claudio Rodríguez

                                              

 

Blanca Prieto es mi pintora preferida. Nació en Villarramiel, Palencia. A Blanca, su origen palentino, su mirada abierta a los amplios espacios castellanos, llenos de nieve hoy, mañana de sol y siempre de trigo y pájaros, la han dotado de una intimidad especial con la materia.

         Y ante “El ciego sol, la sed y la fatiga…” lanzará aquel grito del Cid que nos recuerda Manuel Machado: «¡En marcha!». Y Blanca Prieto vendrá a Madrid para aumentar su sabiduría. En 1963 viajará a América. Brasil y Argentina: Sao Paulo, Río de Janeiro y Buenos Aires acogerán a nuestra pintora, que celebrará importantes exposiciones. Tras dos años de experiencia americana, Blanca regresa a España en 1965. Volverá a su Tierra de Campos y a Madrid. Y así, trabajando y aprendiendo, exponiendo y cosechando premios, Blanca Prieto madurará como una artista de hondura sobria, como su tierra. Dominará el dibujo, la pintura y la cerámica que estudió en la Escuela de Cerámica de Madrid (aún recuerdo los hornos del Parque del Oeste y las hermosas rosas de la Rosaleda) 

         Tras estas múltiples andaduras, artista llena de plenitud, esta señora, reina de la cocina plástica y de la luz del color, tuvo la generosidad, en 1967, de instalar, como los profetas bíblicos, su tienda en Aranjuez. Y aquí, donde Tajo a Jarama el nombre quita, lleva ya más de cuarenta años trabajando una obra personal y por personal única y, al mismo tiempo, contribuyendo con su impulso y su entrega, como maestra, a la formación de pintores y ceramistas. Sí, esta mujer de apariencia frágil está dotada de una energía excepcional: participó en la creación del CRAC[1], ha sido profesora en la Escuela Municipal de Plástica, formadora de cerámica y pintura en la Universidad Popular de Aranjuez, ejerció como profesora de cerámica y pintura en su propio taller y ha participado en múltiples actividades culturales.

 

Lugar de la tierra

         Su obra, su pintura, ha sido expuesta en numerosas salas y sus telas están presentes en importantes colecciones de Europa y América. Seamos pocos o muchos los que hemos tenido el privilegio de contemplar la pintura de Blanca Prieto, lo cierto es que hemos asistido a esa especie de comunión que nos vincula con aquellos mitos originales donde se diluye la sustancia del ser. Y es que estos cuadros, tocados por el sudor de lo colectivo, enlazan con el grito expresionista de esa gran pintura que surge en las tierras sin sol, pero que anida en el fuego de los páramos. Es cierto que la pintura no es literatura y que por mucho que intentemos embadurnar la palabra con amapolas o líquenes, con tierras o con cielos, serán las manchas extendidas sobre el lienzo, con pinceles o con los dedos, las que nos comunican esa emoción de la belleza plástica.  

         Blanca Prieto nos sorprende de nuevo y ofrece a nuestra contemplación sus últimos trabajos. Expone en su otra casa, su tierra de nacimiento, adolescencia y juventud, Palencia. La exposición se llevará a efecto en la Fundación  Isabel Frontela (http://www.fundacionisabelfrontela.es/) y la inauguración será el próximo jueves, 10 de noviembre, a las 19:30. Desde aquí, su casa, Aranjuez, nos emociona saber que nuestra artista palentina sale de nuevo a la palestra y nos ofrece el alma de su creación, sus cuadros.       

 


[1] Colectivo Ribereño de Acción Cultural

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Exposiciones

8 Respuestas a “Blanca Prieto. Exposición en Palencia

  1. Ricardo

    LA PINTURA DE BLANCA PRIETO

    Cuando Blanca Prieto no hace concesiones y se desnuda ante el lienzo, este se ilumina de coraje, fuerza ,brío ,dramatismo…De la árida Castilla, de polvorientos caminos, de perdidas ermitas, de llanuras de alma peregrina cual Santa Teresa : caminante, luchadora, tenaz y contundente.
    Extraordinaria dibujante de trazo seguro y firme, desdibuja y llega a la esencia del objeto para mostrarlo en su pureza más primigenia.

    Se vacía y a nosotros, los espectadores amantes del arte nos recorre un escalofrío saber que conoce y ha llegado a la total eliminación de lo superfluo para impregnarlo de su alma. El alma que hace posible que manos sabias, y corazón latente haga el prodigio de elevar una mancha, un trazo, a la categoría de arte.
    Y esto es arte con mayúscula y estas palabras no son suficientes para describir esos colores reñidos, veladuras, lienzos enharinados, papeles rasgados, frotaduras…
    Pintura auténtica y auténtica mujer.
    Enhorabuena Blanca por deleitarnos y hacernos partícipes de ese exquisito gusto y dominio de la plasticidad.
    Gracias, gracias, gracias, por recrearnos la vista y tocarnos la fibra sensible.
    Eres de las grandes pintoras.
    En esta era de los ordenadores y de la magia informática, tú haces magia con tus manos, tus pinceles y tu corazón.

    Ricardo de Lózar.

    • Blanca

      CONTESTANDO A RICARDO

      Nada somos, Nadie hacemos.

      Nos han dado la vida gratuitamente; ni la pedimos, ni la pagamos. Lo único que podemos hacer es vivirla y asombrarnos. Ser conscientes de la vida.
      En la vida está implícito el arte. Miguel Ángel al mirar los bloques de mármol en la cantera, ya veía “el David” o “la Piedad”.
      Beethoven, Mozart…no tenían los sonidos, los captaron, están ahí, en la creación. La música no sonada….la danza de la Silva infinita…

      Mira Ricardo, somos meros instrumentos. Cierto que hay que estar en el camino para encontrarlo. Nosotros decimos trabajar, insistir, rebuscar y algunas veces, no sabes porqué, encontrar.

      Lo más plausible, lo más asombroso de esto, está en el hombre primitivo. Él, necesitando toda su potencia para el sustento vital diario, no se sometió y se volcó en el apasionante descubrimiento del Arte. Decoraba la arcilla fresca, ¿Por qué? ¿Para qué? si ya el contenedor sin más le era útil?. ¿Qué era aquella necesidad? ¿Qué le empujaba? Las paredes de Altamira y la caña convertida en planta?…y la verbigracia de la poesía? ¿Qué nombre le damos a esto? no es físico, pero está en nosotros, está dentro, fuera, en todo lo que es El Ser.
      Eso le dijo la zarza ardiendo sin consumirse, cuando Moisés le preguntó y tú quién eres? cuál es tu nombre? y la zarza respondió. Yo soy el que Soy. A ese Ser es al que debemos dar las gracias. Y a ti Ricardo, un abrazo como siempre
      Blanca Prieto.

  2. Carlos

    Gracias, Cecilio, por la información. Tengo pendiente un viaje a Salamanca y Zamora y ya puestos, un desplazamiento de kilómetros necesarios para visitar la exposición de Blanca Prieto, merece por sí mismo un viaje a tierras palentinas para disfrutar de “la luz del color” y de la belleza de las amapolas y de cuantas emociones nos transmite la pintura de Blanca, a la que admiramos con esta ataraxia que dan los años. Tomo nota. Anoto en la agenda la convocatoria. Aprovecho para felicitar a Blanca. Contigo hablo más despacio en otro momento. Un saludo. Carlos.

    • cecibustos

      Carlos:
      Me alegro que puedas acercarte a Palencia y visitar la exposición de Blanca. Hace tiempo que vengo reflexionando sobre la pintura de esta artista y cada día descubro nuevos brillos, voces y silencios, en sus cuadros.
      Gracias por tu comentario y, de nuevo, mucho ánimo para seguir ahí, defendiendo el trabajo y la libertad.
      Un abrazo,
      Cecilio

  3. MariCarmen

    Solo puedo estar de acuerdo con lo que habeis dicho de Blanca y su pintura y poco mas se puede decir,solo que me siento afortunada por tener la suserte de ser su amiga y haber podido disfrutar de su magia.
    Gracias Blanca, porque has sido un regalo para nosotros, y con tu generosidad, algo tan escaso en los artistas, has conseguido que muchos descubrieran el mundo de la pintura y quedaran atrapados en el.
    Y a ti Cecilio, como siempre gracias. Eres un lujo.
    Un beso. M.Carmen.

    • cecibustos

      Mari Carmen:
      Tú sí, lujo y fruto y clara contraseña para tus amigos. Siempre has mirado y aún miras con entusiasmo y sorpresa las obras de los otros. Y aciertas, es verdad que la obra de Blanca es una maravilla.
      ¡Gracias por saber mirar y, sobre todo, por saber ver!
      Un beso,
      Cecilio

  4. Blanca Prieto

    Quiero agradeceros sinceramente vuestros comentarios y apoyo. Sé que no merezco todo esto, me siento desbordada. Sin embargo os lo admito de todo corazón. Creo que en el fondo son consecuencia del amor a la belleza, a la pintura y a la amistad.
    Gracias a todos.
    Blanca.

  5. Severino Pascual

    Blanca Soy Severino. Los azares de la vida me han traido a Cuba. Tew sigo queriendo que es mucho mas que admirando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s