Dar las gracias 1

 Cecilio Fernández Bustos

Inicio hoy una nueva ‘mirada’ en este blog que camina, no sin cierta torpeza y timidez, más por trochas que por caminos. A lo largo de mi vida se han ido acumulando en diversas carpetas o en subrayados en libros y revistas, numerosas citas de autores y tiempos muy distintos. Es parte del fruto de las lecturas y de la memoria acumulada. A mí me marcan o marcaron una especie de camino y me permiten recordar por donde andaba, a qué me dedicaba, que soñaba y qué es lo que está aún pendiente. También los deseos anduvieron y andan prendidos de algún texto o breve cita que, como pájaro, revolotea en mi entorno.

      Cuando citamos sacamos de contexto la idea y la forma en que lo escribiera su creador. Traer a la superficie estos retazos de luz, no supone una apropiación, sino un tributo de admiración y agradecimiento.

      He llamado a esta nueva ‘categoría’ Dar las gracias, porque pienso que las ideas, las palabras, los poemas, las novelas, los ensayos que hemos leído, han sido donación generosa de sus autores y, casi siempre, placer para los lectores. Ábranse las puertas de la jaula donde guardo mis tesoros y que vuelen libremente. Permítanme que cite, para terminar esta introducción, a Thomas Mann[1]: Citar es también una forma de dar las gracias.

 

¿Tu verdad? No, la Verdad,
y ven conmigo a buscarla.
La tuya, guárdatela.
 
Antonio Machado
Proverbios LXXXV
 
*** 
 
Ser es, esencialmente, ser memoria. Por ello no deja de sorprender esa negación del propio ser que, paradójicamente, no podría tener futuro alguno, si no se funda sobre el presente y el pasado.
 
Emilio Lledó
El silencio de la escritura
 
***
 
No podemos aceptar que la cólera de los sinvergüenza y los imbéciles llene el mundo.
 
Emilio Lledó
Entrevista de Jesús Ruiz Mantilla en el diario El País / Madrid, 25/06/03 
 
***
 
El trabajo contra la angustia vital y los manejos del miedo es un trabajo contra sus autores, en su mayoría muy identificables, y busca en el mundo mismo lo que sirve de ayuda al mundo: algo que es susceptible de ser encontrado. ¡Con qué abundancia se soñó en todo tiempo, se soñó con una vida mejor que fuera posible! La vida de todos los hombres se halla cruzada por sueños soñados despierto; una parte de ellos es simplemente una fuga banal, también enervante, también presa para impostores, pero otra parte incita, no permite conformarse con lo malo existente, es decir, no permite la renuncia. Esta otra parte tiene en su núcleo la esperanza y es transmisible.”
 
Ernst Bloch
El principio de esperanza
 
***
 
Llegar a algo no es necesario. Morir sí, todo lo inevitable es necesario. 
 
Paul Bowles
 
***
 
Su objeto de estudio y el objetivo último que cualquier libro acerca de la ética persigue, o debiera perseguir: hacernos más lúcidos, más ilustrados, más veraces, más honestos con nosotros mismos.
 
Esperanza Guisan
Introducción a la Ética
 
***
 
La voz más pobre se hace siempre la más autoritaria: no consiguiendo ya ser entendida, tiene que resignarse a no ser más que obedecida.
 
Rafael Sánchez Ferlosio
Vendrán más años malos y nos harán más ciegos 
 
***
 
Parecía seco y difícil, decían que era un pesimista, pero era tierno y solidario, creía en el hombre y en el futuro.
 
Jorge Amado
Navegación de cabotaje
 
***
 
Es decir, la crítica no siempre tiene su origen en la necesidad. Se convierte en una moda. En las ocasiones festivas, la crítica y el discurso agresivo no sólo son esperados, sino incluso deseados.
 
Heinrich Böll
Más allá de la literatura
 
***
 
Hablo ahora de esa vida interior que contiene lo mejor y lo peor de cuanto puede acaecernos en las inestimables profundidades de nuestro ser y donde un hombre debe, en efecto, vivir solo, pero sin haber de renunciar por ello a toda esperanza de mantener contacto con sus semejantes.
 
Joseph Conrrad
El espejo del mar

[1]Citado por Jesús Aguirre en una selección de citas en el nº 2 de la revista CLAVES de la razón práctica. Madrid, 1990

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Jaula de citas

6 Respuestas a “Dar las gracias 1

  1. Rocío Wittib

    Cecilio,

    Me parece una encantadora categoría y buen punto desde el cual dejarse conocer, porque creo que uno es también lo que lee.

    La seguiré con tanto entusiasmo como a las otras.

    Un beso!

    • cecibustos

      Rocío, muchas gracias. Tus comentarios son como una fiesta. Limpios, sinceros y «acuarelados» por las lluvias del sur del sur donde tu habitas. En breve podrás desayunarte con una entrada sobre la fascinación: hay un sol que gira alrededor de ti.
      Un beso

  2. Hola, Cecilio, te felicito por esta magnífica idea, que, desde luego, me anima a seguir leyéndote.

    Un abrazo

    • cecibustos

      Alberto, muchas gracias. Tu mirada crítica y amiga son una buena ayuda para atrapar la sustancia de la luz.
      Saludos

  3. La de Machado me gusta mucho, la conocía, y la otra que prefiero de tu selección es la de Sánchez Ferlosio.

    Saludos

    • cecibustos

      ¡Elvira, qué alegría! Una confidencia: la primera vez que oí citar en público este proverbio de Antonio Machado —han pasado 50 años— me estremecí; fue en una conferencia, disertaban José María González Ruiz y Alfonso Carlos Comín. Machado y los dos conferenciantes me enseñaron muchas cosas sobre la vida y sobre el vivir.
      También la lectura de tu blog, importante descubrimiento, es una ventana hacia la luz.
      ¡Muchas gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s