Blanca Andreu en Aranjuez

Preludio para Blanca Andreu[1]

Voz indiscutible de la poesía española del siglo XX 

 

Cecilio Fernández Bustos

        Señoras y señores… 

Han pasados 15 días desde la última lectura y de nuevo nos reunimos aquí para festejar nuestro encuentro con la poesía. Y como hemos ido viendo a lo largo de los meses transcurridos, no renunciamos a la celebración, ni evitamos el deslumbramiento que nuestros invitados provocan a nuestra sensibilidad que, aunque púdica, no renuncia al éxtasis.

        Es por ello que las invitaciones que cursamos a los poetas y poetisas para que lean sus versos en este Aula, no responden a ninguna arbitrariedad o capricho, lo han podido comprobar ustedes. En octubre nos acompañó Tomás Segovia, un poeta que, a nuestro entender, merece ser más conocido en España. En diciembre nos visitó Caballero Bonald que, junto con el programado recital del fallecido Ángel González, suponía el reconocimiento y homenaje que, por parte del Aula, se rendía al grupo poético de los cincuenta. En noviembre estuvo con nosotros Ana Rossetti que publico su primer poemario Los devaneos de Erato en 1980, y que supuso, para un importante sector de la crítica, como en el caso de la poeta que nos acompaña esta tarde, que publico su primer poemario en 1981, el inicio de una ruptura y la emergencia de una nueva generación poética. Por ello, aunque sus voces sean tan distintas, quisimos que, cada una en su momento, se acercaran hasta nosotros.   

        Blanca Andreu nació en La Coruña en 1959. Pasó su infancia y adolescencia en Orihuela, Alicante y Murcia. Después de estas andaduras, se trasladó a Madrid donde contrajo matrimonio con el novelista e Ingeniero de Caminos Juan Benet en 1985.

Blanca Andreu en Aranjuez, 12 de febrero de 2008

Blanca Andreu en Aranjuez, 12 de febrero de 2008

        En febrero de 1981, tiempo histórico, qué duda cabe, para los españoles, Blanca Andreu irrumpe en el mundo de las letras con la publicación de un libro que el año anterior había obtenido el Premio Adonais. Hablamos de Una niña de provincias que se vino a vivir a un Chagall. La aparición de este libro supuso todo un acontecimiento en el mundo de la poesía. No pocos saludaron la aparición de Blanca Andreu como la poeta de una nueva ruptura y un nuevo acontecer: el nacimiento de una nueva generación poética. Nuestra joven poeta se presentaba absolutamente libre de ataduras con la estética imperante. Si bien no renunciaba a procedimientos poéticos sustancialmente clásicos, este poemario, no exento de elementos culturalistas, entronca esencialmente con el surrealismo y apunta esa ruptura generacional que señalábamos antes y que algunos críticos, Luis Antonio de Villena entre otros, bautizan como postnovísimos. También ella, la poeta, se mueve en los sueños chagalianos del cuadro que habita y, desde esa estancia, se agita, dotándose de analógicas transposiciones, por los ámbitos del amor, la infancia, el paso del tiempo.

ASÍ MORIRAN MIS MANOS OLIENDO A ESPLIEGO FALSO

y morirá mi cuello hecho de musgo,

así morirá mi colonia de piano y de tinta.

Así la luz rayada, la forma de mi forma,

mis calcetines de hilo,

así mi pelo que antes fue barba bárbara de babilonios

decapitados por Semíramis.

Por último mis senos gramaticalmente elípticos

o las anchas caderas que tanto me hicieron llorar.

Por último mis labios que demasiado feroces se volvieron,

el griego hígado,

el corazón medieval,

la mente sin cabalgadura.

 

Así morirá mi cuerpo de arco cuya clave es ninguna,

es la música haciendo de tiempo,

verde música sacra con el verde del oro. 

        La poesía de Blanca Andreu está considerada, en el mundo literario, como el punto de partida de la llamada «Generación postnovísima» española. Desde su primer poemario se sitúa en los límites de la creación, en un esfuerzo por investigar las posibilidades del lenguaje en la poesía. En su segundo libro, Báculo de Babel, aquí sí que podíamos decir aquello de Miguel Hernández “voy de mi corazón a mis asuntos.”, nuestra poeta busca romper el maleficio y, por el lenguaje, según dijera un crítico, “…crear una realidad habitable.” Tal vez porque la vida, para poder ser vivida, ha de atenuar dolores y quimeras. Búsqueda de un territorio donde habite, no el olvido, sino la vida posible y a veces tan cercana.

SANGRO DE VERAS SANGRO LUZ…
Sangro de veras sangro luz que se escapa y es en mí donde las
cabalgaduras se reúnen para arrancar con orlados cascos ancas
de piedra atesorada la asesina vegetación del tomillo y las llamas
de mayo. También arrastro mi sueño como un vestido manchado
sucio y celeste originado por el ángel que divulga la sangre la sed
arrastro mi sueño emerjo bajo un mediodía inmoderado arrastrando
y dejando ángulos letras que penden de los cielos de la sangre la sed.

“Báculo de Babel” 1982

        Así, pues, nadie duda que la poesía de Blanca Andreu, siendo poesía admirable, es otra poesía: poesía diferente, nueva y clásica a un mismo tiempo, que se eleva por encima de oscuridades y busca la transparencia. Esto duele siempre a los cancerberos de la ortodoxia, pero abre nuevas expectativas a cuantos buscan la luz. No podemos ignorar que la creación artística, toda, se concreta en un ámbito temporal y geográfico y que, habitualmente, no suele ser ajena a las vicisitudes que viven los contemporáneos del creador.

Nuestra poeta surge en la intención específica de un momento cierto y real de ruptura con el pasado: son tiempos, sobre todo, de libertad en la sociedad española. Ella, apenas una adolescente, quiere afianzar su diferencia y su poesía es diferente, como diferente es el tiempo de vivir y como diferente ha sido siempre la obra de los auténticos creadores. Y es quizá en esa diferencia, personal y significativa, donde surge y se sustente lo imperecedero de la  obra de arte y, en este caso, del arte de Blanca Andreu.

        Tal vez ahí radique el hecho de que la crítica no se haya puesto nunca de acuerdo y junto a grandes valedores hayan coexistido otros que le han negado, a Blanca, el pan y la sal. Acaso sea por esto, porque a veces sobra olfato y falta tino, por lo que la poesía de nuestra poeta sigue despertando el mayor interés y generando la admiración de quienes tienen capacidad para degustar lo auténtico y lo bueno.

        Después vendrían otros libros: Capitán Elphistone (1988) libro que según ha contado la autora en alguna parte, emerge en el piélago de una habitación amueblada con muebles de barco y donde la poeta se enfrenta a la descripción de un mundo de ficción como si de un relato se tratara. De este libro es el poema que han incluido en una de las antologías más famosas e importantes de cuantas existen dedicadas al castellano (Las mil mejores poesías de la lengua castellana)

OFRENDA

Decidme, agua, fuego furioso, lluvia del infierno,

sobre la grande mar redoblan los tambores

del enemigo viento y retumban como campanas

los lingotes de cobre en la sentina.

Decidme, lastre o mercancía, fardos de especies, negros

fueron sacrificados al gran ladrón, fueron por la borda

sombras raptadas, ropas, animales

y una mujer.

Han transcurrido catorce años desde que blanca publicara en 1988 Capitán Elphistone. Estamos en 2002, Blanca Andreu publica La tierra transparente, poemario por el que ha recibido el Premio Laureá Melá de Poesía 2001. Un buen conocedor de la obra de Blanca, Diego Vaya, dice: «Decir que “La tierra transparente” es un libro de poesía mística sería simplificar en exceso su temática y quedarnos sólo en la superficie. Desde su primera entrega, “De una niña de provincias que se vino a vivir en un Chagall”, la mística ha sido uno de los pilares fundamentales en su obra. Hasta “La tierra transparente” la suya podría ser denominada como una mística atea. Esta aparente contradicción surge del enfrentamiento entre el ateísmo contenido en los poemas (“un pájaro es un ángel inmaduro”) y el léxico que usa, en el cual quedan patentes numerosas referencias que nos sugieren una aproximación a un estado místico: el cielo, los ángeles, el vino, los ciervos… Elementos que gravitan alrededor del eje de un misticismo muy personal y que aparecen constantemente en sus versos. Esta vocación divina se presenta de forma más diáfana en su último libro, siendo no una mística atea, sino una mística pura, transparente y en clara ascensión, donde el dios de “Báculo de Babel” (1982) se ha convertido ya en Dios.»[2] No sé si Blanca Andreu compartirá lo que afirma esta cita, pero yo sí y por ello la he traído a colación.

O MAR PROFUNDO 

Vi un sembrado celeste
hecho de cristal vivo
parecía una pradera de zafiros
de tréboles azules y violetas.
Debajo de su tierra transparente
latía un resplandor
de prodigiosos peces
de delfines
que ríen
sobre el vano de la ola
un silencio de flores
que en lo secreto bailan.

De “La tierra transparente” 2001

        Sí, mucho podríamos hablar de esta poesía pero, no lo duden, las cosas empiezan a conocerse cuando se les pone nombre: nombre de libros, de poemas, de versos admirables. En esa dirección les convoco a que escuchen una voz llena de singularidades, de facetas que recogen los más insignificantes rayos de luz y producen destellos alucinantes. Con ustedes la poeta Blanca Andreu: ella misma se ha definido cazadora de versos.


[1] Una de mis muchas actividades vinculadas al mundo de la literatura y el arte ha sido, en los últimos tiempos, la Dirección del Aula de Poesía José Luis Sampedro, en Aranjuez. En ese tiempo he organizado 20 sesiones de notable interés y excelente acogida. Empezamos el 10 de octubre de 2006 con Félix Grande y concluimos el 8 de abril de 2008 con la intervención de Luis García Montero. Especial significado tuvo para mí, en junio de 2007, la entrega del Premio Nacional de Poesía Villa de Aranjuez al poeta Pablo García Baena, fundador de la revista Cántico.

Blanca Adreu leyó sus poemas en el Aula el 12 de febrero de 2008

[2] Diego Vaya.- La mística en “La tierra transparente”

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poetas y narradores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s