La mirada de Gregorio Prieto

Un impresionista en Aranjuez

 

Cecilio Fernández Bustos                                                                                  

                                                                                                        Para Pilar Álamo       

 

         El artista es muy joven, poco más de veinte años y el deseo intacto. Entra por la puerta del Embarcadero, también llamada del Príncipe, que diseñara Villanueva. Ya dentro del jardín camina hacia el norte por la calle del Embarcadero. Desde la Plaza de Pamplona, al fondo de la profunda perspectiva, divisa la ordenada geometría de los pabellones. A su izquierda el discurrir del río Tajo cerrando el clásico ‘Jardín Español’ y a la derecha vislumbra el Cenador que, en pasando el tiempo, será conocido como ‘El Cenador de Rusiñol’ por las excelentes interpretaciones que de este espacio hiciera el pintor catalán. Ha llegado a los Pabellones. Desplegados los bártulos e instalado el caballete, pone sobre el soporte un cuadro de impoluto lienzo blanco montado sobre un bastidor de 80X78,8 cm. Su mirada se ha fijado en el primer pabellón de la izquierda y, tras dibujar con carboncillo, empieza el boceto de un hermoso cuadro

Gregorio Prieto Muñoz_Aranjuez 'Pabellón'_1917-1921

         Estamos muy cerca del verano de 1919, o tal vez sea el de 1920. Gregorio Prieto está empezando su larga andadura como pintor y lleva un tiempo viviendo en Madrid, donde cursa estudios de cosas varias, trabaja, acude a exposiciones y frecuenta el taller de escenografía de Martínez Garín. Y por fin, tras mucho esfuerzo, consigue ingresar en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando.

         Residiendo en Madrid nada más elemental que nuestro aprendiz de pintor se asome, desde la sensibilidad tímida del principiante, al paisaje de Aranjuez y sus jardines. Seguramente ha oído hablar de Rusiñol y, quién sabe, a lo mejor han cruzado algún saludo en los jardines o en la Plaza de la Mariblanca. Prieto el pasado otoño pinto un hermosísimo cuadro del Patio de Oficios y otro de la Ría. Ahora está deslumbrado por el jugoso colorido de este pabellón que surge de sus pinceles como una luminosa presencia llena de calor y de armonía. Se trata de un cuadro de técnica casi puntillista: al fondo árboles que tocan el cielo, a la izquierda el camino y a la derecha el Pabellón: un relumbrón de flores —rosas y dalias— danzan y se acercan a nosotros que, embelesados, dominamos toda la visión del cuadro e intentamos entrar a su interior. Se adivina, en el silencio cálido del verano ribereño, el trajín musical de las chicharras, el arrullo enamorado de las palomas y el bullicio de los pájaros dirigiendo el vuelo de sus nuevas polladas. Un sol brillante que lo toca y lo penetra todo cae, casi vertical, sobre el motivo que está pintando el joven manchego y nosotros, como él, también nos columpiamos en el calor del medio día ribereño.

         Gregorio Prieto nació en Valdepeñas (Ciudad Real) en 1897 y falleció en Madrid en 1993. Fue un pintor prolífico, trabajador entusiasta y constante; en él se ahorman los múltiples elementos de singularidad y capacidad creadora que habitan al artista: dominio de los oficios (siempre hemos entendido que un buen creador necesita ser un buen artesano que conoce y domina el oficio y sus ritos) y una voluntad de hierro para llevar hasta el final todos los proyectos a que se enfrentó y que abarcan un amplio abanico de expresiones artísticas entre las que se incluye, además, la literatura. Viajó y trabajó con especial acierto, por toda la geografía de la Europa clásica y vanguardista: Taormina, París, Roma, Londres. Y pintó, como nadie, los molinos manchegos, símbolos que, junto con los personajes de Cervantes, disuelven en lo universal la imagen de La Mancha.

         Teníamos noticia de la existencia de una serie de pinturas que realizó en Aranjuez entre 1919 y 1920. Habíamos visto reproducciones de estos cuadros y sentimos la poderosa tentación de conocerlos. Después de algunas averiguaciones, constatamos que varios de esos cuadros formaban parte de la colección del artista que, la Fundación Gregorio Prieto, exhibe en el museo que, a él, ha dedicado en la ciudad que lo vio nacer. Así que, mi mujer, mi hijo y yo, nos organizamos una mañana del mes de mayo del 2006 y nos acercamos a Valdepeñas (sólo a 150 klm. de Aranjuez) a conocer el museo y la obra allí expuesta. Ya en la pinacoteca, tuvimos oportunidad de saludar al gerente del Museo, el pintor, también nacido en Valdepeñas, Vicente Nello, que, junto al resto de los trabajadores del centro, miman la memoria del artista manchego y ofrecen su docta palabra al visitante.  

 Gregorio Prieto_Columpio en Aranjuez_1917-1921

         La primera sorpresa fue el Museo. Se trata de un edificio del siglo XVII, típica casa solariega, restaurada con gran acierto para alberga un museo excepcional. Perfectamente rehabilitado, conserva lo que en otros tiempos fuera una magnífica bodega y unos bellos y amplios espacios que dan cobijo a las excelentes colecciones del artista manchego.    

         El museo acoge un fondo muy amplio —más de 3000 obras— la mayoría realizadas por Gregorio Prieto, representan todas las etapas del artista. Desde el periodo de formación —1916/1920— hasta sus últimos trabajos. Pero también el museo alberga una magnífica colección de destacados artistas del siglo XX: Picasso, Dalí, Vázquez Díaz, Solana, Dpissis, Giorgio de Chirico, Max Ernst, Matisse, Francis Bacon y otros; una importante colección de dibujos y grabados de notables artistas españoles y extranjeros; así como una excelente colección de dibujos de Federico García Lorca y Rafael Alberti. Tiene gran interés una bellísima colección de arcángeles, tallas en madera policromada, pertenecientes a los siglos XV al XVIII.

         Los cuadros pintados por Gregorio Prieto en Aranjuez —ocho en total y casi todos en el Museo— lograron impresionarme por su belleza. Los expertos dicen que Gregorio Prieto, en aquella época, estaba influenciado por Joaquín Mir. A mi me recuerdan también a los grandes maestros del impresionismo francés, especialmente a Monet.

Gregorio Prieto_Jardín deAranjuez_1918-1919

         Lo que aquí nos importa en nuestro caminar por la hendidura que la presencia foránea va imponiendo en Aranjuez, es el hecho, la circunstancia, el avatar de que un pintor especialmente significado por su cercanía al grupo poético del 27 haya trajinado entre estas luces que, como dice Guillermo Carnero, son como “transparentes brasas de la tarde”. La obra de Gregorio Prieto que, en sus balbuceos en Aranjuez se sumerge en una estética impresionista, se orientará, más tarde, por los más variados caminos de la plástica del siglo XX. Inspirado en La Mancha y en su profunda veneración por la Grecia clásica, Gregorio Prieto creará una obra pictórica vanguardista, plena de singularidad y en sus momentos más lúcidos orientada hacia un surrealismo sutil y personal. Es su paisano, Francisco Nieva[1], quien dice: “El surrealismo atraviesa la obra de Gregorio Prieto sin definirla como tal.”

         Desde aquí invito a mis paisanos, ribereños y arancetanos, a compartir conmigo la alegría de conocer a un pintor tan cercano y esencial. Y les sugiero se acerquen a Valdepeñas a conocer los cuadros que en Aranjuez y de Aranjuez pintó Gregorio Prieto y, de paso, ya que están allí, disfruten y gocen con la contemplación de toda la obra del artista manchego y la excelente colección que, de otros artistas, reunió junto a él a lo largo de su vida.


[1] Francisco Nieva.- Un valor de nuestra cultura.- Gregorio Preieto. Exposición Antológica.- Junta de Comunidades Castilla-La mancha, 1987

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Aranjuez existe porque existe el mundo

Una respuesta a “La mirada de Gregorio Prieto

  1. Tratar a un pintor como Gregorio Prieto de una manera tan cercana y cálida hace que sintamos que es algo nuestro.
    Sus cuadros con temas de Aranjuez, con ese tratamiento de luz , prestan al espectador la sensación de calor y vida de algunos rincones preciosos.
    Gracias, sinceramente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s