Blanca Prieto III

EL MENSAJE PLÁSTICO

DE

BLANCA PRIETO [1] 

 

Cecilio Fernández Bustos                                                                                                                     

            La obra de Blanca Prieto se asoma de nuevo a nuestra contemplación. Una vez más nos ofrece una muestra amplia donde conviven matizadas series: paisajes de Castilla, figuras femeninas encontradas en el reverso del material plástico, envolventes bodegones donde la luz resbala, desde el dintel de la claridad, integrando los múltiples elementos de una notable expresión. Otra vez nos toca en la hondura donde habita nuestra sensibilidad y logra emocionarnos, conmovernos con su mensaje plástico. Y es que Blanca Prieto, al ordenar los elementos de la substancia plástica, consigue ordenar el caos de la luz y el caos de la forma. De este modo, con la materia dúctil y maleable de la pintura —color, luz, forma—, ha creado un conjunto de ritmos integrados en la frágil transparencia de las veladuras. Ritmos que se instalan en nuestros ojos y habitándonos nos conmueven.

        Blanca Prieto gesticula y elabora hechizos, compone la alquimia que transubstancia el oro en el bálsamo callado de un sentimiento original: distribuye el pigmento allí, el trazo aquí, la mácula perfecta de su cocina sobre esa forma insinuada; bruñe, raspa, agrieta para que brote el pálpito de la emoción. Ella es quien une los múltiples fragmentos disociados y crea un hondo espejismo de belleza; son luces que penetran en las sombras y nos van nombrando ecos de la presencia humana. Así, recorriendo un laberinto de nostalgia, nuestra artista nos revela esos misterios del tiempo transparente. La transparencia atemporal del románico palentino y aragonés, donde el magnífico alarde técnico, la conjunción de forma y luz, nos muestra el vuelo de las figuras y capiteles esculpidos en la viva piedra. Y nos revela esa Castilla de El ciego sol, la sed y la fatiga… nombrada por Manuel Machado. Vemos —polvo, sudor y hierro— como los pueblos están enraizados, atados a la tierra y erguidos hacia el sol, como árboles desplegando su tupido entramado de calles y ventanas por donde transitó y transita el hombre y su memoria. 

Blanca Prioeto, Bodegón del tiempo (55X46 cm)

         Hay una concluyente revelación, un pasmo de belleza que recorre, como una nervadura original, la mirada del amor que Blanca Prieto ha posado en estas telas como tierra …que antes de que se efunda y de que cobre / forma ya es surco para el nuevo grano.[2] Hay un obstinado trajín, un bullir frente al límite, su propio límite de intensidad, su búsqueda en los ámbitos de la pintura de estas tierras áridas y místicas, labradas por los prolongados silencios de los hondos latidos luminosos. Sí, se trata de amor, de amor alimentado en sí mismo,  porque es conocimiento y ser desde la inocencia a la consumación. 

         Blanca Prieto se nutre y alimenta de sueños y de luces. Y estos sueños nos los ofrece, hechos mensaje plástico, como sustancia nutricia, para regenerar nuestros sueños con los silencios luminosos de su pintura.   


[1] Catálogo de la expsoción celebrada por Blanca Prieto en la Sede de la Fundación Díaz-Caneja, Palencia, del 19 de noviembre al 12 de diciembre de 1999.

[2] Claudio Rodríguez.- A la respiración de la llanura.- Conjuros

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo De pintores y otros artistas

2 Respuestas a “Blanca Prieto III

  1. MariCarmen

    No voy a decir nada de Blanca como pintora, pues ya lo han hecho voces mas autorizadas que la mia, pero si quiero decir algo de la persona.
    Blanca llegó a Aranjuez en aquellos años en que empezábamos a desperezarnos del letargo de la dictadura.
    Con su entusiasmo y sus ganas de hacer cosas, empezó a enseñar lo que ella sabía (nunca se guardó ningún secreto, algo tan frecuenten en los artistas) y con su entusiasmo, fue contagiando a un grupo de gente que resultó ser el embrión de todo el movimiento cultural de Aranjuez en aquellos años.
    Blanca fue incansable para animar, dar ideas y ayudar, siempre ayudar.
    Solo tenemos que ver su influencia, cuando hay alguna muestra de artistas locales.
    No creo que haya nadie con mas méritos para ser hija adoptiva de este pueblo, pues me consta que lo ama como si hubiera nacido en el.

  2. Hola Carmen,
    sabes q soy analfabeta virtual, q no navego porque desconozco como funciona.Hoy me enseñaron tu texto y es por demás…, yo no necesito titulos, los sentires son los que mandan, y de siempre, desde que recaí en este oasis me siento de aquí.Nos parabamos a charlar el rumano que tenía de vecino y yo y estabamos de mutuo acuerdo en que aranjuez era el paraiso y la calle de la reina la más bonita de España, eso aseguraba él y yo le asentia, por más que sonaba a mucho.

    Las inquietudes de aquellos años, las ganas que teniamos por hacer o más bien vivir cultura en libertad fué mutua y surgieron aquellos grupos, más que enseñar, aprendiamos.habia comunicación, o lo que hoy se dice, circulaba la energia.

    Demos gracias por aquel tiempo y por vivir y estar en aranjuez.

    Blanca Prieto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s