Poema

 

Cecilio Fernández Bustos  

 

 

Duele la cicatriz

 

                                              

                                                                       Duele la cicatriz de la luz. 

                                                                      V. Aleixandre 

 

 

    ¡Sí, que ebrios de luz se inflamen los prados donde tascan                                                  [ingrávidos los astros

e iluminen la oquedad de esta ausencia donde late el                                                             [silencio!

 

    Id por esos mundos,

¡oh pájaros de oscuridad nocturna!,

y pregonad en el desierto donde se abisma el tedio de las                                                       [almas.

La hermosa de ojos dulces,

la que embriagara mi boca con el sabor cálido de los

                                      [calostros del alba,

se ha puesto un adjetivo musical sobre las dunas del

                            [desierto del sur

y baila,

baila sobre la conciencia agónica de una locura imaginada.

 

    El deseo es un gesto de espumas apagadas

y el misterio una flor de pétalos lacustres

en la orfandad de un vaso de papel.

 

    Efímera es la luz

en la antesala gris de las esperas.

La marea del tiempo, con su ritmo de notas esparcidas,

engulle entre sus ondas el olvido.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s