PASAN LENTOS LOS DÍAS

 

Cecilio Fernández Bustos

                                                           

 

Ramillete 1

 

                                                            Pasan lentos los días
                                                            y muchas veces estuvimos solos.
                                                            Pero luego hay momentos felices
                                                            para dejarse ser en amistad.

                                                                                   Jaime Gil de Biedma

 

    

1)  Él también tuvo su tiempo y anduvo entretenido en tantas cosas: amores, sueños y las consabidas batallas perdidas. Emigró, exploró, lloró y tembló con el frío. Apuró hasta los límites el asombro, fundiéndose sin pausa en los misterios. El cáliz de la flor, el cáliz del vino y el cáliz de la perla le sorprendieron y colmaron su anhelo de luz y de color. Y tanta primavera le ayudó a estremecer el gesto y la mirada. Y pudo ver la nieve cayendo suavemente en los levísimos espejos de la duda. Y la luna: ella le asistió para encontrar el amor y aquellas dulcísimas canciones.

 

2)    Hay una sucesión de ecos profundos que se ramifican en asonancias rítmicas. De este modo, mi propia historia, proyectada en el tiempo y en el espacio, tiene una sintonía con innumerables presencias, cercanas y transmutadas en sensación: emoción y pasión que transciende el límite y me sitúan en ese otro espacio donde se mezclan todas las proximidades. El espacio, el movimiento, la música que lleva la entraña de la poesía, en mí, se transmuta en paisaje, en plástica: luz y color, vibración de la luz y una vez más el ritmo, la música.

 

3)     Los amantes no se buscan. Los amantes se encuentran.

 

4)     Los sueños no se atienen a ninguna cronología.

 

5)    Cómo despertar sin que, reposadas y tranquilas, las muchas dudas que han dormido con nosotros nos abandonen definitivamente. Cómo encontrar en la luz del nuevo día el horizonte lejano de la dicha.

 

6)   La amistad no se gana. Pero si puedes merecerla.

 

7)   Hay tres formas de acercarse a la verdad: una, conociéndola; otra, practicándola; y, por último, amándola. Mas no son incompatibles.

  

8)    La vida es limitada pero no inútil.

 

9)  Algunas culturas pretenden establecer sobre la felicidad las claves del proyecto humano. Por qué no, yo también puedo sentirme vinculado a ese proyecto.

 

10)   Unas humildes patatas, guisadas con cualquier cosa, pueden ser un manjar al que no todos los dioses tienen acceso.     

 

11)   Para algunos mortales los dioses son, frecuentemente, un pretexto y una justificación.

 

12)   No somos lo que podemos ser. Somos lo que hemos sido.

 

13)   No tienes lo que crees merecer. Tienes lo que encuentras o, tal vez, lo que te ha encontrado a ti. 

 

14)    Soñar y sin embargo seguir vivo. He ahí una de las exquisiteces de la vida.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo De este caminar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s